viernes, 6 de julio de 2012

100 veces no debo


Así como satisface en maneras que no preveía mi narcisismo, el mantener este blog, que hoy llega a su posteo número 100, también me ha llevado a encontrarme con ciertas expectativas que la gente tiene de mi. Porque escribo sobre series, por ser un poco nerd, por venir de cierto segmento de la cultura gay, por ser ochentero, porque me interesa la tecnología, así hasta el infinito.
Lo cierto es que si prestan atención, probablemente son más cosas las que NO me interesan que las que sí, y varias de las que serían de sumo interés para ciertos segmentos de mis lectores, me son indiferentes o sencillamente antipáticas.
Alguien me propuso hace un top ten para esta columna, y voy a tomar la idea, de una manera lateral: voy a hacer un top ten de las cosas sobre las cuales probablemente no encuentren notas en este blog. Varias de estas opiniones serán altamente polémicas, por las que espero caída en el flujo de lectores, amenazas de todo tipo, pérdida de credibilidad y risitas socarronas.
Así que aquí va el top ten de cosas que no podrían interesarme menos (con algunos agravantes):
  • Los Simpson: a ver, no soy ni un necio ni un amargo. Entiendo perfectamente la relevancia de los amarillos personajes y hay mucho de lo que presentaron en estos veintitantos años que me ha hecho reír (especialmente bajo cualquier tipo de intoxicación). Pero los Simpson como definitorio generacional, son inexplicables para mí. Estoy rodeado de gente que puede encontrar una cita Simpson para cada hecho de su vida, y no puedo más que mirarlos con cierta extrañeza. Los motivos son incontables, calculo que uno de los principales es mi antipatía corporativa por Telefé y Fox, por lo que en general además he evitado las largas maratones que lavaron tantas mentes. Por lo que sea, no son para mi.
  • Star Trek: ¿En serio? Jamás vi un episodio entero de ninguna de las series. No las soporto. Claro que vivo en la cultura popular, puedo decir “It´s dead, Jim” o “KAAAAAHHHNNN!” y saber de donde salieron, pero nada me puede ser mas indiferente.
  • Star Wars: una historia verdadera: una noche en Villa Gesell fui al cine a ver “El imperio contraataca” en fecha de estreno. Ya me había aburrido un poco con la original. En la mitad, me paré y me fui. Tenía 12 o 13 años. Nunca más volví a ver nada relacionado. Vengan de a uno.
  • Batman. no es secreto que adoro a los super héroes, especialmente a los de DC Comics, A los SUPER heroes. ¿Batman? Not so much. Nada super acerca de Batman. Me aburre, me parece una fantasía de cumplimiento del deseo adolescente (heterosexual) que simplemente me evade. Me gustan algunos Robins, Batgirls, Nightwing, no soy inmune al Dark Knight, la serie de Adam West me hace sonreír, adoré Batman Returns por Michelle Pfeiffer, objetivamente puedo disfrutar de las películas de Nolan.¿Batman? No gracias. 
  • Manga/Animé. Llamémoslo un tema generacional. Cuando estaba creciendo, lo único de animé real que se pasaba era Astroboy y tal vez la abeja Maia. (Bostezo). Para cuando se empezó a dar Robotech, ya estaba grande y en otra cosa (si chicos, el Tío Gus es un poco mayor y para cuando se empezaron a dar las series de Robotech ya tenía una vida sexual activa). El manga cuando llegó era un lenguaje que aun para este veterano comiquero era incomprensible. Claro que reconozco la influencia Manga en mucho del comic que disfruto, pero no el original.
  • Marvel Comics: Otro tema generacional. Cuando estaba creciendo, las únicas historietas que nos llegaban eran las de DC vía Novaro. El Hombre Araña estaba en la tele, pero recuerdo que la primera vez que vi una historieta, el “registro” era tan diferente que no me atrajo. Una vez vi un reprint en blanco y negro de los Avengers. No reconocí un sólo personaje, no sabía de que se trataba. Con los años obviamente aprendí sobre los X-Men, he seguido a autores que me gustan como Alan Davis o Peter David en sus trabajos Marvel, y me expresé en extenso sobre la peli de los Avengers. ¿Pero Marvel como un todo? No Gracias. 
  • La música trash por el trash mismo: “a Gus le gusta la música ochentera, le gusta lo bizarro”. Errr, NO. Me gusta la música ochentera porque crecí en los ochenta y es la banda de sonido de mi vida. Pero no porque me gusten los ochenta como concepto. No tengo gusto por el trash. Modern Talking me parecía un adefesio en 1986 y hoy. La cumbia “para divertirse” me genera enorme tristeza desde que tengo memoria. Que haya divas gay “de culto” no tiene nada que ver con mi gusto por Kylie, de la que me hago cargo que disfruto  A PESAR de sus elementos más trash. La música para mi es una experiencia integral, de disfrute sensorial, racional y corporal. Si tengo que prender el “modo ironía” para disfrutar algo, simplemente, no lo disfruto. 
  • El transformismo: ahhh, la forma de arte propia de “mi gente”. No me despierta una sonrisa. Y antes de que me griten “transfobia!”, averiguen un poco sobre de donde vengo, en que cosas milito, que principios defiendo. Simplemente, no me divierte salvo cuando es  algo excelso... y esas son las excepciones, no la regla. 
  • El género “fantasía”. Me aburre hasta las lágrimas. Capas, espadas, dragones, civilizaciones perdidas, nueve horas de “El señor de los anillos”, Ciruelo... no tocan una sola fibra de mi ser.
  • La cultura gamer: “juego de computadoras” para mi es a lo sumo el solitario o, hace muchos años, el Tetris. Jamás jugué a otra cosa, no me atraen, ni en consola, ni en PC, ni adaptadas a otros medios. Un día jugué al Rock Band con unos amigos. Todos se rieron de mi. Debut y despedida. 
Este no es un posteo valorativo, estoy hablando de MI. De las cosas que pueden o no encontrar en este blog. Me hago cargo de lo poco populares que son algunas de estas opiniones, pero no creo que tengamos control sobre el gusto. 
También me doy cuenta como con esto les doy argumento a los que me consideran de la especie "todo negativo", por lo que esta nota va a acompañada por esta otra compañera, que les indica todo aquello (o por los menos 100 cosas) que si disfruto, y mucho

5 comentarios:

  1. Voy a decirte todo aquello en lo que te banco:
    Star Trek, Star Wars, Batman, Animé, el transformismo, género fantasía y la cultura gamer. Y me explayo:
    1. la serie "stars loquesea" me pareció siempre una basofia aburrida y como es del rubro fantasía, me resulta imposible sentar mi trasero en un cine a ver algo que jamás de los jamases ocurriría.
    2. Aimé: ¿en serio? ver dibus con los ojos gigantes e ir a ferias disfrazados de animé? Consíganse una vida, cock suckers!
    3. Fantasía: ya lo dije en el punto 1.
    4. Cultura gamer: la última vez que jugué a los jueguitos, era en la época del atari (que aun guardo en un cajón con sus viejos joisticks). No puedo perder el tiempo jugando, prefiero hacerlo viendo series y luego leyendo lo que comentás en tu blog acerca del capítulo que acabo de ver.

    También confieso que no tengo idea qué son los siguientes:
    Manga, Marvel Comics, Música trash.

    Te re banco. Cada vez más.

    ResponderEliminar
  2. Te quiero igual a pesar de lo de Star Trek.... vos serias como mi Kobayashi Maru...;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se porque me puso anonimo soy Mario Pingaro Trekkie de la primera hora y me la banco

      Eliminar
  3. De todo lo enumerado, la negación que más me identifica es la del género Fantasía. Fue durísimo para mí poder explicar mi falta de interés en la materia, rodeada de programadores php y administradores de bases de datos. Recibí innumerables levantadas de cejas a lo largo de estos años.

    ResponderEliminar