lunes, 27 de enero de 2014

Comentario: Looking 1x02 - Looking for Uncut


Es una verdad de perogrullo (o un truism, como les dicen en ingles) que la comunidad LGBT ha  estado tradicionalmente tan hambrienta de ver imágenes que la representen en pantalla que consumen cualquier cosa que ligeramente toque la temática. Esto explica la difusión por lo menos de culto de películas de dudosa calidad, la continuidad y fidelidad del publico a premisas agotadas como Queer as Folk, The L Word o Will & Grace, y hasta el éxito a nivel local de Farsantes.
Claro que esto es o fue cierto hasta cierta generación, y ya no tanto así: viendo el piloto de Looking con alguien bastante mas joven, no habíamos llegado a la mitad que me dijo "no me interesa seguir viendo esto: son cosas que ya viví, o diálogos que ya tuve con mis amigos, nada nuevo". Y ahí esta el escollo que enfrenta Looking: ya no alcanza con "mostrarnos en pantalla", hay que ofrecer algo nuevo, algo verdadero, no en el sentido de "lo que se no vio antes de la comunidad gay", si no un producto con una narrativa de calidad que logre despertar el interés, una vuelta de tuerca que hasta ahora no este reflejada (puedo no ser fan de Girls por varios motivos, pero el atractivo es justamente que esta mostrando algo de la experiencia de la mujer urbana de veintipico que hasta ahora no tenia representación de ningún tipo).
El primer episodio falló en eso, bastante mal y este segundo levanta en unas cuantas cosas. Si quieren que nos importen los personajes, tienen que ser algo más que “San Francisco Ken”. Así que en este episodio, en muy pocos minutos, aprendemos un montón sobre los personajes (la excusa de conocerse en una cita es un gran recurso, uno del cual Andrew Haigh, que escribió y dirigió el episodio, hizo una película completa): Patrick, que nos pareció tan pavo en el piloto, es en realidad... ¿precavido? ¿tímido? ¿apocado? Digamos, en el jueguito de “qué Sex and the City sos”, Paddy es claramente Charlotte. Y no hay nada de malo en eso, especialmente porque: a) es autoconciente de esto (sabe lo que los demás -nosotros- piensan de sus actitudes) y b) no se limita nada más a lo que tiene que ver con sexo y relaciones: la escena en el auto donde duda tanto si el coche va a aguantar en cuesta arriba como si va demasiado rápido en cuesta abajo, pinta una personalidad que es así en todo, y que resulta creíble. También Dom adquiere un montón de historia y de capas, y la referencia a que hace ocho años era un mozo con sueños de restaurantier cuando sabemos que sigue siendo un mozo nos define al “winner” como mucho más complejo. Agustín no tiene tanto desarrollo, salvo por mostrar que tríos al margen, realmente quiere hacer funcionar a su relación. La racionalización sobre los motivos para abrir una pareja, no por cierta es menos cliché. 
Lo demás es avance (o no) de la relación de Patrick y Richie, y está bien, dado que parece que va a ser el tema central de la temporada.
Igual, sigue sintiéndose con gusto a poco, pero si logran mantener la mejoría del e01 al e02 por un par de episodios más, hay potencial

Pedigree Gay!

  • Hay varios sitios que están haciendo un seguimiento de cerca sobre las escenas de sexo en el programa. Por ahora hemos tenido mucha charla desprejuiciada, pero en si hemos visto bastante poco (lo más arriesgado, el levante de Dom, apenas muestra un poco de tímido culito). Hace ya unos años The L Word mostraba escenas bastante explícitas. Pero claro, eran chicas, no generaban gay panic en los muchachos hétero (que parecen haber decidido abandonarla en lugar de mantener el combo con True Detective y Girls. Hasta Lena en bolas y chistes sobre menstruación se bancaron, pero chicos dándose besitos son un no-no). 
  • A little respect. No hay mucho más que agregar, salvo que... ¿significa lo mismo para unos sub-30 que para unos cuarentontos como uno? ¿Especialmente en USA?
  • John Grant ya tiene una historia con Andrew Haigh, fue interesante el uso de Pale Green Ghosts. Si toda la serie se va a dedicar a la difusión de artistas LGTB más o menos masivos, puedo vivir con eso. 
  • "Get in the car, Rose": Aunque acá nunca tuvo el impacto que tuvo en USA y otros países como Alemania (Ralf Konnig la refiere todo el tiempo) The Golden Girls, o Las chicas doradas, como se la conoció acá, es una de las claves de la iconografía gay de los últimos 30 años.
  • El levante de Dom canta canciones de Wicked en la ducha. Of course. La situación del levante que se pone a mariconear me recordó a algunos de los testimonios de Maricoteca
  • Dom usa Grindr, mucho más realista. Aunque con lo que vamos sabiendo de Patrick, su uso de OKCupid no es tan desubicado.
  • Los yanquis y su obsesión con el "uncut". Me contó un amigo...

2 comentarios:

  1. Mario Píngaro Rossini27 de enero de 2014, 23:38

    Creo que se impone redescubrir "The Golden Girls", http://www.hallmarkchannel.com/goldengirls/video/GreatScenes/SonnyCher

    ResponderEliminar
  2. Lo unico q me di cuenta es q tengo que aprender mucho de ud don Casals.. Mucha claridad en todoooo! La empece a ver para ver de q se trataba y en realidad no me sorprende... nada q no se haya mostrado antes, si bien lo q pusiste de esos diálogos q uno hace con sus amigos tampoco muestra todo lo q se puede mostrar.. a mi gusto falta mas chispa, mas risas, son amigos y los amigos se divierten. Tampoco hasta ahora me paso el " uf no puede terminar así" o el " ojalá q salga pronto el proximo capitulo" seria mas un " mejorara esto?" que no se si esta mal pero a la gente q no tiene paciencia no dura ni un capitulo...
    Y respecto a lo visual hay planos geniales y la paleta de colores q se uso me gusta y mucho..

    ResponderEliminar