viernes, 19 de septiembre de 2014

La Podcast s01e18 - Especial con Diego Papic


En este episodio especial de LaPodcast lo tenemos de invitado al mismísimo @dieguez_ Diego Papic y hablamos de si tenemos que juzgar a las series como unidades de episodio, temporada, serie completa o hasta bloque, y de ahí nos vamos a Seinfeld, el humor judío, de que cosas nos reímos, psicoanálisis, todo en un marco de incorrección política absoluta.


LaPodcast somos Mariana Levy (twitter @marianevy ) y yo (twitter @uncle_marvel )


martes, 16 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x10 - Below the Belt

Everyone has their own version of everything that’s ever happened

Supongo que esta temporada de Masters of Sex va a requerir un análisis in toto al final dentro de un par de semanas, para ver cual es el veredicto final. Porque realmente, hasta ahora, es todo un cruce de sensaciones encontradas: como ya hemos visto, ha sido una temporada de episodios descollantes, mientras que por otro lado, también decepcionó en conjunto hasta el brillante Asterion. El problema es, la segunda parte de la temporada está teniendo sus propios problemas, y excelente como fue el episodiode la semana pasada, el conjunto está haciendo agua. Como en los primeros 5 episodios, el sentimiento es que el ritmo (no se me ocurre mejor correlato para el ingles “pacing”, corríjanme en los comentarios) no termina de estar logrado, que la historia se está demorando demasiado (¿exactamente hace cuanto tiempo que Frank y Pauline están de visita?), y que varias cosas que están a punto de suceder, no terminan de suceder y rápidamente otra las reemplaza: cuando todo parecía que el tema de encontrar soluciones a las disfunciones, que es central como pocos a la trama, era la próxima gran cosa, aparece el agente de relaciones públicas para explorar la veta “televisiva” de M&J. No me malentiendan, la carrera de M&J se sostuvo en tres patas (el estudio, que salvo por la indignación de Bill, parece, como dice la infame cita al pié, abandonado), la cura de las disfunciones, y Bill y Virginia como los sexólogos pop. Pero pareciera que todo se va presentando, y no se termina de resolver.
Y ojo, este episodio me pareció excelente, pero en el conjunto, me parece que es donde aparecen las fallas. Hagamos un poco de análisis en el vacío para ver por donde se encaminan las cosas que funcionan: Virginia “blanqueando” la situación con el analista, y el modo de éste de encausarla a hablar de sus propios temas, está tocado con maestría, y las dos historias paralelas que lo tienen a Bill como centro, tanto la de su impotencia como la del conflicto con su hermano, siguen avanzando (con un trabajo brillante de Michael Sheen, sin ningún miedo de resultar terriblemente antipático). Hasta las super discutibles historias de Langham y Libby, que realmente me parecen innecesarias, siguen un curso coherente (en el caso de Flo y Austin, ofreciendo un poco de muy necesario alivio por el lado de la comedia). Y el acercamiento de Barbara y Lester es de una increíble ternura. Pero lo cierto es que varios de estos temas parecen tocados casi en tiempo real, y nos hace preguntarnos como es que en 5 episodios pasaron 3 meses, luego en uno varios años, y ahora hace semanas que estamos desarrollando, ¿cuanto? ¿un mes en total?.
No me malentiendan: me encanta el programa, me parece una excelente temporada, y este episodio tiene mucho a su favor, pero el resultado total es más flojo que la suma de sus partes. Quedan dos semanas, veamos hacia dónde nos llevan.

Algunas observaciones al paso:
  • Mucho juego con el “Below the belt” del título: por supuesto refiere a lo que pasa “debajo de la cintura” de Bill, Lester, Barbara y hasta Austin, pero también es el término boxístico para el golpe bajo, y el enfrentamiento de los hermanos Masters remite justamente a eso.
  • Como mencionaba la semana pasada, me parece muy interesante el modo en que se están encarando los temas psi, pero dicho esto, me sorprende como el mismo programa puede mostrar tan bien lo que sucede en la terapia de Virginia y caer en el reduccionismo de “los padres Masters eran/son alcohólicos, entonces sus hijos lo son”
  • Dicho esto, también es bastante común que un AA le diagnostique adicciones a todos los que lo rodean…
  • Apruebo completamente del acercamiento de Lester y Barbara, y espero que esto termine en romance, disfuncional como es.
  • Nuevamente la criminalmente sub utilizada Betty es la Most Valuable Player del programa.
  • Adam Arkin, que hace del agente de relaciones públicas Shep Talley es además un brillante director de TV, y quien dirigió este episodio. Es de esa gente que hace mejor todo en lo que aparece (desde Chicago Hope a The West Wing).



miércoles, 10 de septiembre de 2014

La Podcast s01e17 - Especial series de procedimientos

Las series “de abogados”, las “de médicos”, las “de policías”, las “de detectives”, desde el Sherlock de Conan Doyle al Sherlock de Cumberbacht son la base de las narraciones de ficción, especialmente las televisivas. Hacemos historia, analizamos formato, hablamos de hibridación. House, CSI y Law and Order en todos sus sabores, David Kelly y su imperio de series de abogados, Ally McBeal incluída, la revolución de The Wire, la influencia Moonlighting y mucho más!

#LaPodcast somos Mariana Levy (twitter @marianevy ) y yo (twitter @uncle_marvel )



martes, 9 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x09 - The Story of my Life

“It´s not a bonus…it’s an opportunity!”

Es fácil, en el contexto argentino, donde el psicoanálisis y las psicoterapias en general son moneda corriente, discutidas hasta el cansancio en público, privado, la ficción y los diarios (no es secreto cuál es mi profesión, tampoco), dar por sentada la discusión de las cosas psi, o tener personajes que llegan a través de su propio análisis, o a veces el de otra persona, a conclusiones, a momentos “aha!” que cambian su destino.
Este no es el caso de los Estados Unidos en general, mucho menos a principios de los años 60. Hasta ese momento, probablemente la única discusión honesta sobre el psicoanálisis había sido el clásico de Hitchcock “Spellbound”, que aquí en Argentina se estrenó con el nombre tan reflejado en el de este episodio “Cuéntame tu vida”. En este episodio, tal vez no tan obviamente bombástico como Fight o Asterion, pero a mi entender de calidad similar o hasta superior, todos los personajes se ven obligados a recurrir, de manera directa o indirecta a alguna forma psi de afrontar sus problemas, ya sea la “terapia por testaferro” de Barbara y por elevación Virginia, la reunión de Alcohólicos Anónimos de Frank y por añadidura Bill, la charla de mujer a mujer entre Libby y Pauline. Estas a su vez llevan a las necesarias y reveladoras charlas entre Libby y Ginny, y Ginny y Bill que los hacen, finalmente, reflexionar sobre lo que vienen haciendo, en tiempos de la serie, dese hace años.
Claro que todo esto, además de servir como motor de la trama de la serie, y permitir leer las motivaciones de los personajes y verlos crecer antes nuestros ojos, sirve también para indirectamente mostrar como Masters y Johnson llegaron a su “método” para el tratamiento de las disfunciones, y como la relación de confianza entre las parejas pasó a ser un elemento clave. Claro que no hay registro de que todo haya comenzado con la propia impotencia de Bill, pero tiene perfecto sentido dentro de la trama de la serie, como también la aproximación puramente médica de Bill y puramente …llamémosla “psi” de Virginia, y lo que ambos aprenderían de la importancia de combinar ambas en un solo tratamiento.
El episodio además elige enmarcar a todo esto en la serie de mentiras que todos los personajes se dicen a si mismos o les dicen a los demás, y finalmente, en una lectura correcta de cómo funcionan los mecanismos, como estas ocultan sus propias verdades, resultan efectivas a pesar de no tener más que “realidad psíquica” y como, contrariamente a lo que los legos pueden creer, es imposible “mentirle al analista”, porque no se trata de lo fáctico sino de lo que se pone en juego: las mentiras de Libby no se sostendrían en la corte, del modo que las de Ginny no se sostienen en terapia, pero el analista no está para emitir veredicto, sino para leer entre las líneas (algo que Virginia espero que adquiera con los años, porque no se si otra Barbara soportaría lo que no se me ocurre otro modo de definir mas que como mala praxis).
Releyéndome, me cuesta distinguir si disfruté tanto del episodio  por su calidad general o por lo caro que el tema me resulta en lo personal, pero analizando (chiste no intencional) en retrospectiva, hay suficientes aciertos de guion, actuación y dirección (vean los comentarios más abajo) como para calificar a esta como una de las mejores horas de la serie que hemos visto este año.

Algunas observaciones al paso:
  • Siempre miro con cierta desconfianza a MoS buscando anacronismos, sabiendo que la producción no tiene el nivel de detalle de Mad Men, y me alegro de haber descubierto que AA empezó en los años 30, que Spellbound se estrenó en el 45 y así. Dicho esto, la lectura de Pauline sobre los síntomas de Frank (y en la cabeza de Libby, los de Bill) apuntan a la bipolaridad, que estaba a décadas de ser conceptualizada de este modo.
  • Lo mismo, creo, el cigarrillo con filtro que está fumando Libby, para el caso (soy insoportable, lo sé).
  • Betsy Brand, andá preparando tu discurso de aceptación, porque el Emmy a la actriz invitada el año que viene es tuyo, y este es el episodio que vas a enviar a la academia para que te evalúen.
  • Si bien MoS tiende a hacer algunas cosas un tanto obvias o “graciosas” a nivel dirección como para resultar “gran dirección” (por ejemplo enganchar la sesión de Lester con los aplausos de la reunión de AA), hay detalles que son sumamente brillantes, como el encuadre del diálogo entre Bill y Frank en la oficina, donde entre ambos como marco están las botellas. Somos lo mismo, se dicen entre ellos, solo hay unas botellas entre nosotros.
  • El tema de los “surrogados sexuales” como forma terapéutica fue uno que llevó a la clínica M&J al escándalo, es bueno ver donde están sus comienzos.
  • Hablando de surrogados, la actriz Erin Cummings, que hace de Kitty, la prostituta, parece estar encasillada en el rol de “60’s Hooker¨, ya que varios la recordarán como Candace, la prostituta que contrata Don Draper en la temporada 4 para que lo abofetee. Otra gente hace de médico, que se yo…
  • Muy breve la aparición de Betty este episodio, pero siempre es bueno como su “saber” es clave para la clínica.
  • La historia de Libby nuevamente me parece traída de los pelos, pero si sirve para que Libby “tome el poder” finalmente, bienvenida. Además, gran actuación de Caitlin Firtzgerald y una química loca con George, que parece que se va a concretar antes del fin de temporada, me parece…

miércoles, 3 de septiembre de 2014

LaPodcast s01e16 - Presentaciones - The Honourable Woman - Borgen - Homeland


En La Podcast de esta semana nos detenemos un rato a analizar las presentaciones de las series: que función cumplen, por qué están en desaparición, cuales son nuestras favoritas, sus canciones, y más.

Además, el análisis prometido de The Honourable Woman, un poco sobre Homeland y la serie danesa Borgen.

#LaPodcast somos Mariana Levy (twitter @marianevy ) y yo (twitter @uncle_marvel )


martes, 2 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x08 - Mirror, mirror

“If you can get this guy to believe it, you can get that guy to believe it too” 

Hay un fenómeno que se da entre los comentaristas de Game of Thrones que es el de, en caso de los lectores, hasta que punto ahondar en aquellas cosas que eran predecibles o que tienen implicancias seguras para el futuro. Eso, claro, dio nacimiento a los comentarios para lectores/no lectores y varios tipos de debates accesorios. Viendo el Masters of Sex de esta semana, un poco me sentí en el rol “del lector”, en este caso de la biografía que es el material de origen de la serie, mucho menos popular, por cierto, que los libros de Martin.
De la misma manera que el episodio pasado tenía que movernos adelante en el tiempo y ponernos en autos sobre lo que pasó, este genera un nuevo status quo y sienta las bases no sólo para el resto de la temporada, sino probablemente también para los próximos años de la serie.
Ya había mencionado la semana pasada como es que la clínica Masters & Johnson finalmente se hizo rentable, y  lo que se podía leer entre líneas ahora es bien explícito: tratando la disfunción sexual. Como de costumbre, es el impulso de Virginia el que está detrás de esto, con el escepticismo de Bill, aunque afortunadamente se decidieron a resolver todo en el episodio en lugar de estirarlo innecesariamente un par de semanas más. Esta historia sirve además para unir la problemática de Barbara, de (inesperadamente) Lester, de recurrir a la siempre bienvenida sabiduría de la calle de Betty, con esto establecer de manera firme la necesidad de incorporar el tema psi y de esta manera instalar el tema de las credenciales profesionales de Virginia, su necesidad, la reticencia de Bill a que las consiga y como superar este escollo. Este último punto es clave en la relación Bill-Virginia, y es todo lo que voy a decir (por ahora) al respecto.
También “arrancado de la vida real” es la necesidad de la clínica de tener un “board of directors”, que interesantemente va a ser clave para la historia varios años más adelante. Una serie con alta confianza en su futuro es la que planta semillas de historias que no se van a tocar probablemente en años.
Esta semana también se instalan otras dos historias (tres si consideramos la de Langham que voy a comentar en las Observaciones) que marcan el futuro de la serie y sus personajes: por un lado la de Libby y la reaparición de Robert, dándole finalmente algo de sentido a los abundantes minutos sin ninguna dirección que le dedicaron en la primera mitad de la temporada. No puedo evitar ver un poco de costado toda esta historia en base a los antecedentes, espero sorprenderme.
Y la historia final es la de Frank, quien es revelado como el hermano de Bill hacia el final del episodio. Voy a ser sincero, hasta esa última escena, creí que se hacía referencia a otro amigo de la infancia de Bill, alguien que fue como un hermano para él, y que su familia jugó un papel vital cuando los Masters lo “abandonaron” y que será el catalizador, en décadas por venir, del final de la relación M&J. Ni como lector ni no lector tengo la más mínima idea de la dirección que puede tomar esta historia, salvo, en el contexto del episodio, de ser una relación “en espejo” más a las que alude el título, tales como la de Barbara/Lester y Libby/Ginny.
Este no fue un gran episodio de MoS como lo fue el de la semana pasada o Fight, pero fue un muy sólido episodio, que además cumple la necesaria función de sentar las bases para el final de la temporada. Seguimos mirando.

Algunas observaciones al paso:
  • Suelo tener muchos problemas con la lectura de escuela secundaria que hacen algunas series de Freud, es refrescante ver que por lo menos MoS en boca de Virginia, resultan más astutos.
  • Lo que sí, digamos que la aproximación “no tradicional” al saber freudiano de Ginny es discutible, como mínimo.
  • Todo lo que tenga que ver con Cal-o-metric me parece medio inútil, que Kent Underley se muera durante el “turno” de Bill en el hotel, innecesario, y como excusa para traerlo a Langham más cerca, forzado. Que M&J lo contraten de una vez en la clínica y a otra cosa.
  • Al igual que Betsy Brandt, a quien finalmente le están dando algo para hacer, es siempre un placer ver a Peri Gilpin en una serie. 
  • La referencia a la necesidad de tratar “parejas casadas” que se deja caer puede ser importante en el futuro cercano. Buena manera indirecta de introducir el tema.
  • Nuevamente tengo que alegrarme por el uso del estudio como trasfondo, ya sea en el montaje inicial, o como telón a la elegía de Lester para su padre (nuevamente, Ginny y su preferencia por los medios audiovisuales salvan el día )