lunes, 13 de abril de 2015

Comentario: Mad Men 7x09 - New Business

“Don’t be a bitch, Marie-France”

Cuando se usa irónicamente la expresión “white people problems”, estamos aludiendo a los problemas de la clase media blanca, esos problemas que parecen nimios a la vista de cualquier persona que tenga problemas de verdad. Por mucho tiempo, Don Draper tuvo lo que los yanquis llamarían “white trash people problems”, problemas de persona blanca pobre, y muchas de sus decisiones que hemos visto en el programa están coloreadas por este punto de vista.
Lo que cambió a partir del final de la temporada 6 es que esos fantasmas (sino sus consecuencias de larga duración) fueron finalmente mas menos exorcizados, y Don es finalmente “libre”. O por lo menos libre como para tener verdaderos White People Problems, de los del tipo que se solucionan con un cheque por un millón de dólares. 
También es interesante que, al margen de toda la conversación online sobre “Don nunca cambia” como verdad absoluta, Don finalmente está -dentro de sus patrones de repetición-, tratando de hacer un balance de las cosas que pasaron antes. Si esto lo produjo solamente la noticia de la muerte de Rachel o es parte de algo que empezó a partir de que la verdad sobre sus orígenes salió a la luz, es tema de debate. Pero lo cierto es que este desfile de “mujeres Draper” sin lugar a dudas apunta a eso, y por primera vez vemos mas las diferencias que las similitudes: Betty finalmente encontró con Henry lo que era su destino, y a partir de ahí, hasta puede armar un nuevo destino (más sobre las encantadoras decisiones de la Señora Francis más abajo). Hasta Don puede ver eso, cuando ve a Henry en lo que en teoría tendría que ser su lugar (mejor no analizar si es el lugar que quería, pero Don lo percibe como suyo por derecho). Megan sigue poniéndose en evidencia como lo que es, otra histérica en posición de “pobrecita yo”, y odio tener que darle la razón al discurso ultra machista y clasista de Roger, pero efectivamente, la chica tomó sus decisiones, que aprenda a vivir con las consecuencias de las mismas. Claro que la hija de Marie y hermana de Marie-France Calvet, probablemente no esté en condiciones de hacer tal evaluación, y es la aparición de estas mujeres que nos hace entender de donde vienen sus verdaderas aspiraciones, que no son tan hollywodenses como nos hicieron (le hicieron) creer. Por lo menos todo este drama la deja seis ceros mas rica y le sirve de catalizador a su madre para tomar decisiones largamente demoradas. Para ser episodios de cierre de historias (bien podría ser la ultima aparición de Megan), la de Marie y tal vez Roger, es una que se abre mas que cerrarse.
Pero volviendo a Don, con una cierta nostalgia de sus White Trash People Problems, se aferra a Diana, que claramente es y será White Trash toda su vida y no parece importarle: ella tiene problemas de persona real, de los que Don supo tener y ahora cree poder solucionar como un salvador. Oportuno cameo de Sylvia Rosen como para ver que tan bien puede funcionar eso… La sabiduría de la clase trabajadora, que a Hollywood tanto le gusta para poner en perspectiva los problemas existenciales de pacotillas de sus héroes clase medieros, hace que sea ella la que no compre los humos y espejos Draper y lo mande de paseo.
Algo que está quedando claro es que mas que nunca estos últimos episodios serán una exploración de Don y que al resto del elenco se le va a dar apenas participación. Tiene sentido sobre todo si podemos entender a través de la oh-tan-setentas Pima que Peggy ya está donde va a estar el resto de su vida: en otros momentos (pensar en Faye) hubiese estado impresionada por la solidez de Pima. Ahora, le ve claramente los hilos, y hasta se da el gusto de abrirle los ojos a Stan al respecto. Es tan verdad de perogrullo que Don no cambia como que la que verdaderamente es otra persona al final de su recorrido, es Peggy. 

Algunas observaciones al margen:

  • Para los que no la reconocieron (a mi me tomo unos minutos) Pima es Mimi Rogers, canalizando una rara mezcla de pre-Annie Hall y Susan Sontag.
  • Y hablando de iconos de los 70, alguien hace explicita la referencia a Ali McGraw sobre Megan que mencione en el ultimo episodio de La Podcast.
  • Claro que el que hace la referencia es el personaje después de Peggy que mas cambió en la serie: Harry, transformado ahora si en 100% cerdo.
  • Betty tiene intenciones de conseguir un master en psicología. Tómense un momento para pensar en eso. Revean las primeras dos temporadas de la serie de ser necesario. Te queremos Betty. A la gente le gusta hablar con vos. 
  • No se si era necesaria la aparición de Marie Calvet, pero es uno de mis personajes favoritos de la segunda mitad de la serie.
  • Marie usa un argentinísimo “a llorar a la iglesia” LOL. 
  • Memoriosos recordaran que esta es la segunda vez que Peggy es blanco de seducciones lésbicas, la primera siendo la de Zozia Mamet algunas temporadas atrás. 
  • El secretismo de Weiner y su equipo hace que tengamos verdaderas sorpresas con las apariciones de gente como Rachel la semana pasada o Sylvia esta.
  • Toda la historia de Pima, así como la de Roger con sus secretarias o el juego de golf quedaron un toque descolgadas. Me pregunto si están abriendo puertas para episodios futuros. No quedan tantos, no desperdicien metraje en chimangos…
  • Hablando de Pima y Stan, finalmente conocemos a su novia, quien intencionalmente es poco glamorosa. Contraste con Peggy? Crisis de Stan venidera?


miércoles, 8 de abril de 2015

La Podcast s02e03 - El regreso de Mad Men





Episodio especial de La Podcast mid-mid-season dedicado a la premiere de Mad Men. Peggy, Joan y feminismo. Don, Rachel y premoniciones de muerte. Y que falta tapa el parche de Ken?

#LaPodcast somos Mariana Levy (twitter: @marianevy ) y yo (twitter: @uncle_marvel )

lunes, 6 de abril de 2015

Comentario: Mad Men 7x08 - Severance

“Should we lunch” ”I want to burn this place down” 

Este episodio de Mad Men está dedicado a la memoria de Mike Nichols.
Este comentario de este episodio de Mad Men está dedicado a la memoria de Rachel Menken-Katz, uno de mis personajes favoritos de la serie.

No es novedad que en la medida que nos vamos transformando más y más en una sociedad de información y servicios, irán apareciendo más crisis de “mitad de la vida” de gente que no ha logrado nada, o que por lo menos lo van a vivir de esa manera. Si éxitos, muchos de ellos que se miden en dinero, pero con poco para mostrar a cambio. Si a esto le sumamos fracasos familiares de distinta índole, es esperable que la crisis se ahonde aún más.
Nuestro protagonista, Don Draper, hace siete temporadas que está teniendo una crisis existencial delante de nuestros ojos, por una variedad de motivos (en la sociedad de servicios trabajamos todos, pero no todos usurpamos la identidad de otra persona, como para comenzar), pero este es uno de los principales de ellos. Don lo ha expresado en hechos y en palabras a lo largo de los años y ha sido un subtexto de la serie desde los primeros episodios, generalmente, por fuera de Don, en la persona de Ken Cosgrove.
Ahora que se acerca el final, Mad Men está, sin ninguna culpa, mirando hacia atrás, y el subtexto se hace texto, y esta crisis, carne en Don, evidenciada además por lo que lo rodea, no casualmente el mismísimo Ken y una de las primeras personas ante las que sinceró este vacío: Rachel Menken.
Todos en la agencia están pasando un momento de bonhomía económica luego de la venta a McCann, pero desde los White People Problems de Pete a los Busty Woman Problems de Joan, se hace evidente que la ilusión de felicidad económica no alcanza, por difícil que les resulte de creer a Ken y Peggy, quienes son los receptores o testigos de estos problemas. Ken suma un problema adicional, que es el ser despedido de Sterling Cooper sin demasiado ceremonial (el “severance” del título alude tanto al arranque o separación que sufre Don como al “severance pay”, indemnización, de Ken). Pero la ventaja de Ken es ser un pragmático: mientras que Don podemos estar seguros que se seguirá regodeando en la crisis por lo menos hasta el último minuto que lo veamos, Ken, el menos neurótico de todos los personajes de Mad Men, tiene dos salidas posibles, ambas con sus gratificaciones: o dedicarse a su escritura y seguir el camino creativo, o vengarse en forma de una posición de poder en Dow que sometería a la agencia. Gana esta segunda, pero algo me dice que lejos de presenciar los dolores de cabeza que va a traer, como Ginsberg, Bob Benson o Bert Cooper en los episodios anteriores, esta historia fue una despedida del personaje.
A Don, a quien post-segundo divorcio la vida en apariencia le sonríe, un tema laboral lo lleva a un raro momento onírico y a uno de sus “fantasmas” (en el sentido psicoanalítico de la palabra): Rachel. En lugar de dejarlo ahí, intenta contactarla y se entera que acaba de fallecer. No siempre es fácil empatizar con personajes de ficción, menos aun con uno con quien tenemos tanta distancia como Don, pero tanto la actuación de Hamm como el recuerdo que tenemos de Rachel hacen que nos quede clarísimo el duro golpe que esto significa. Mal que le pese a Don además, lejos de quedarse esperándolo, Rachel, vivió la vida que quería. Rachel “hizo algo”, como Ken considera por un momento hacer antes de tomar otro camino. La fachada de modelos y “cuatro chicas en espera” se cae a pedazos. Y Don, como muchos otros personajes de Mad Men, lo canaliza en un pequeño acting, esta vez con la camarera Di, a quien en su estado de estupor no puede separar de lo onírico. Supongo que esta historia recién se está armando, nos queda especular si esta nueva-vieja crisis lo lleva a Don a caer del proverbial edificio al vacío o a finalmente “hacer algo”. Nos quedan unas pocas semanas para enterarnos.

Algunas observaciones al paso:

  • Elegí hablar de Don y Ken, pero no porque las demás historias no merezcan atención. Sobre Joan, Peggy y el conflicto que las une (separa), escuchen el s02e06 de La Podcast.
  • Peggy aceptando la cita a ciegas y casi terminando en Paris es otro de los “aprovechar el día” explícitos en el episodio. Peggy se merece una alegría a este nivel, veamos si esta vez le toca.
  • Otros llamados al pasado en el episodio: Medias Topaz, el breve paso de Ken por McCann luego de la creación de SCDP, la carrera de escritor de Ken, Barbara Menken, Don vendiendo pieles, el paso de Joan como vendedora de department store.
  • No tenemos aparición de ninguna señora Draper en este episodio. Hace ya temporadas que es costumbre que Betty aparece en el segundo episodio de la temporada, parece que ahora que es “ex” Megan sufrirá la misma suerte.
  • Ausentes también Jim Cutler y muy obviamente, Lou Avery (Don está de vuelta en su oficina). Me pregunto si tendremos alguna referencia explícita a que sucedió con ellos.
  • El “raro momento onírico” que menciono más arriba es raro por extraño, no porque no sucedan a menudo, ya que son un clásico de la serie.
  • Di la camarera nunca apareció antes en la serie, pero es otra de las morochas con las que Don se suele enganchar. El jueguito es que Di (“Dai”) suena a “die”, morir. Que empiece la especulación nuevamente.
  • Agregando a la especulación: el vino sobre la alfombra remite tanto a la escena de “sexo dominante” con Megan como a una obvia mancha de sangre.
  • Montones de “lógica del sueño” en la secuencia con Rachel, desde las –supuestas- incoherencias del dialogo a Ted transformándose en Pete.
  • La canción de Peggy Lee que sirve de lei motiv, el libro de John Dos Pasos que está leyendo Di y el discurso de Nixon ponen la acción aproximadamente en abril de 1970. Si vamos a seguir secuencialmente o a los saltos, está por verse.
  • Por si había alguna duda que entramos a los 70s, no hay más que ver las caras de Roger y Ted *risas*.

viernes, 27 de marzo de 2015

La Podcast s02e05 - Series inglesas, Call the midwife, Cucumber, Banana Broadchurch





En #LaPodcast arremetemos otra vez con las series inglesas (y un poco de otros países no EE.UU.) y hablamos de Call the midwife, Broadchurch y el trio Cucumber, Banana y Tofu

#LaPodcast somos Mariana Levy (twitter: @marianevy ) y yo (twitter: @uncle_marvel )

lunes, 23 de marzo de 2015

Comentario: Looking 2x10 - Looking for Home

"I thought I was moving in with just one Kevin"

Este episodio comienza con Patrick, infructuosamente, tratando de entrar a su nuevo “hogar”. Su torpeza para hacerlo, el hecho de que el edificio mismo se lo esté negando y que los que finalmente abran la puerta sean los insoportables nuevos vecinos Milo y Jake más que un simbolismo, son un yunque en la cabeza: tal como lo vimos venir desde el momento en que Kevin “se decidió” por Patrick, esa relación está condenada al fracaso.
Lo interesante es la combinación de factores que llevan a eso: uno, claro, es lo que ya sabemos de Patrick y su conservadurismo casi decimonónico (en un momento especialmente hiriente, Kevin lo equipara con su hermana Megan, a quien oportunamente conocimos el episodio pasado). El otro es Kevin mismo. Más allá del punto de vista omnisciente que tenemos como audiencia del programa, habla de la ingenuidad de Patrick el creer que Kevin cometió una y solo una indiscreción, que esa indiscreción fue con él y que nunca va a volver suceder. 
Como comentaba hace unas semanas, Looking es un producto de y para la comunidad gay, y es interesante como no se han privado de meterse en los debates actuales propios de la misma, desde el uso del Truvada como “prevención” para el HIV a la realidad de las parejas abiertas, el estado de levante constante amplificado por las redes dedicadas en nuestros teléfonos o como vemos también en este episodio, el racismo y “bellecismo” del puterío como grupo humano. El error de Kevin y Patrick no es ni la intención del primero de no “atarse a un solo compañero” ni el “monogamia para toda la vida” del segundo: no, el error es no haber tenido esta conversación ANTES, el dar por asumido que el otro quería lo que cada uno de ellos quiere. 
De ahí en más, es todo barranca abajo. Cualquier arreglo que hagan a partir de ese momento (y Patrick por un momento hasta estaba decidido a transar, en parte producto de las revelaciones de su madre la semana pasada) va a dejar a uno de los dos disconformes, y ambos lo saben. Esto se agrava, además, por el hecho de que Patrick tiene una caja entera de temas no resueltos con Richie, y como espejo del comienzo de la serie y del final de temporada pasada, ahí es donde termina.
Esto puede ser el final de temporada, o muy probablemente, el final de la serie, y para cada caso requeriría una lectura diferente: o es un cliffhanger para mantener el triángulo una temporada más, o el “estoy listo” de Patrick es la oposición al “no estoy listo” del final de la temporada anterior. 
Si este fue el final de la serie, eso sí, bastante mal se ha portado con el resto de los protagonistas: Agustín amerita poco menos que un cameo, y si bien el arco del personaje se completó de alguna manera el episodio anterior, es injusto para los televidentes y para el personaje y actor que finalmente figura segundo en el orden del elenco.
Dom y Doris tienen una resolución más redonda y satisfactoria para ambos: es hora de cortar lo enfermo del vínculo que los une, sin cortar el vínculo, con la posibilidad de Doris de tener una relación y de Dom de crecer un poco solo (la salida fuera de cámara de Lynn también apuntaba en esa dirección). Igual nos deja con gusto a poco. 

Looking tuvo un salto cualitativo importante en este segunda temporada. No fue una gran temporada como un todo, pero tuvo momentos muy altos, desarrolló a los personajes y agregó detalles nuevos, y se animó a ser tópica y política cuando hizo falta. El problema es que esto la hizo tan de nicho que no la miró prácticamente nadie, y la audiencia nicho está tan atomizada que difícilmente se una para reclamar continuidad. Si HBO decide que le interesa seguir mercadeando al nicho, aquí estaremos esperando.

Gay Pedigree:

  • A modo de incorporar la vida real a la trama, el corte de pelo de Patrick aparte de simbolizar confianza y entrega con Richie, es a causa de la necesidad del mismo para el papel de Jonathan Groff en American Sniper
  • Sin lugar a dudas lo mejor que nos dejó esta temporada fue la incorporación de Daniel Franseze como Eddie. También tiene menos que un cameo, pero su look Santa Bear con remera de Mariah fue el momento más risible de un episodio bastante denso.
  • La bajada de línea sobre la muestra de la comunidad gay que se expone en el edificio es bastante hipócrita en vista del protagonismo casi absoluto de Patrick y Kevin no solo este episodio sino toda la temporada.
  • Dicho esto, ¿quieren saber sobre quienes son los símbolos sexuales 2014-2015 de la comunidad? Escúchenlos de boca de Kevin: Zack Ephron, Chris Pratt, Mark Ruffallo. 
  • En un episodio donde claramente se nos pide que nos pongamos del lado de Patrick, un detalle que nos hace bajar un cambio: lo llama “sex addict” a Kevin. Ay Paddy, vivís en San Francisco 2015, fuiste a chupar pija a un parque, no seas hipócrita…
  • Hablando de ser tópico y político: “I wanna pussy, so suck my dick
  • Lesbian watch: al remanido (y bastante discriminador, como todo en Patrick) chiste de su pelo de “middle age lesbian”, se agrega una pareja de chicas recién casada en la puerta de City Hall cuando Dom lo va a ver a Malik. 
  • Sex watch: lo más parecido al sexo en este episodio es un coitus interruptus por timbrus de vecinus fiesterus. Muy significativo en contexto. 
  • Music watch: tenemos casi cameos de los favoritos eternos del programa Hercules & love affair, y de los gay-faves Hot Chip, pero el tema principal es Simple Man de Graham Nash, priorizando impacto lírico sobre gaytudez.
  • Nota final: puta que es linda San Francisco, como la toma desde la colina donde están Dom y Doris lo demuestra (lindo barrio Malik, Doris es afortunada en varios sentidos).
  • Gracias a todos los que leyeron y comentaron estas semanas, esperemos tener la oportunidad de reencontrarnos el año que viene.