lunes, 7 de julio de 2014

Mom - Una apreciación


Entre los fans “serios” de las series, el nombre Chuck Lorre es algo así como el anatema. Si bien muchos bancan a diversos niveles a The Big Bang Theory, lo cierto es que su monolítico imperio de comedias en la CBS está bastante lejos de ser considerado “televisión de calidad”: TBBT, Mike & Molly y muy especialmente Two and a half men son programas que atrasan conceptualmente no menos de 15 años, y aún así, son de los de más audiencia en USA desde hace años (T&HM ya superó la década, TTBT ya fue renovada para alcanzarla).
Por eso, cuando al comienzo de la temporada 2013/2014 se anunció que se sumaba una cuarta serie al bloque, Mom, nadie tuvo demasiadas expectativas.
Con lo que Mom contaba que no tenían las otras series, es con dos armas secretas con nombre y apellido: Anna Faris y Allison Janney. Faris se hizo famosa por la saga Scary Movie en el cine, donde tuvo una carrera saludable, alternando proyectos de diversa calidad y popularidad. Tuvo también un papel clave en la temporada final de Friends, al que volveremos un poco más abajo por los paralelismos con Mom.
Janney, es, por supuesto, una de las actrices más respetadas y premiadas de la televisión norteamericana, principalmente conocida por su papel de CJ Cregg en todas las temporadas de The West Wing, a quien no se la conoce especialmente por hacer comedia, pero que ha demostrado una versatilidad asombrosa (sin ir más lejos, el 2013 la encontró haciendo de papeles radicalmente diferentes es Mom y Masters of Sex, transformándola en la Most Valuable Player de la TV. No se sorprendan si este año cuenta con nominaciones en rubro comedia y drama para los Emmys).
Faris y Janney hacen de  Christy y Bonnie, madre e hija en una cadena de embarazos adolescentes no deseados y alcoholismo, y ahora la hija mayor de del personaje de Faris, Violet, está embarazada también.
Ya de por sí la premisa, si bien se presta al chiste forzado con el pasado alcohólico de ambas y su promiscuidad sexual, no es graciosa “ja ja”, y para intentar equilibrar esto, inicialmente la serie dedicaba igual cantidad de tiempo a las complicaciones de  Christy en el restorán donde trabaja, y Bonnie era un personaje bastante secundario. No habían pasado los primeros 9 episodios reglamentarios que se ordenan de una serie, que ya se habían dado cuenta que lo central de la serie era la relación madre e hija entre Faris y Janney y que la historia del nuevo embarazo servía para poner en relieve todo lo que había sucedido mal antes.
Claro que lo que se hizo evidente también es que si bien ambas protagonistas tienen un timing de comedia casi perfecto y un don para la comedia física envidiable, la historia de por sí requería un tratamiento un poco más serio y encontrar el famoso “corazón” que es tan crítico equilibrar en una sitcom (vean si no como la tercera temporada de Modern Family se dejó llevar por el entusiasmo del “corazón” y arruinaron lo que era una de las mejores comedias en la TV). También tenían que lidiar con el otro elefante en el living de la sitcom: imposible mencionar la palabra “aborto”, que hubiese solucionado tantos problemas para estas tres generaciones de mujeres. En su lugar, en el trecho final de episodios, decidieron que Violet (una cada vez más asertiva Sadie Calvano) no quiere quedarse con su hijo y lo va a dar en adopción. Aquí no estamos acostumbrados a como los norteamericanos toman el tema adoptar/dar en adopción casi como un trámite, pero es un argumento completamente realista, y con un guiño a Friends: en la última temporada de la serie, imposibilitados de concebir, Monica y Chandler deciden adoptar y la madre del bebé en adopción era... Anna Faris. Extendiendo un poco los plazos temporales, hasta podría ser una secuela.
Sumado a esto, en esta serie de episodios aparece un nuevo personaje, Alvin, el padre biológico de Christy, que Bonnie había ocultado todos estos años. Protagonizado por Kevin Pollack, y jugando a la química con Janney (que le lleva una cabeza y media de altura), Alvin funciona mejor que cualquiera de los otros personajes secundarios.
El episodio final cuenta con un parto, un arrepentimiento, padres adoptivos, padres largamente ausentes, un infarto... claramente nos fuimos del universo de “Charly Sheen/Chicas en bikini/ Chistes sobre gordos y nerds”, y funciona, y funciona muy bien.
Claro que esto también significa números de audiencia un poco más pobres, y la renovación para una segunda temporada no llegó hasta el último minuto. Es de esperar que el segundo año traiga ya de entrada incorporados estos cambios (menos foco en el restorán y sus personajes, incorporación de Alvin y algunas de las compañeras de AA de Bonnie y Christy al elenco regular), y estamos ante una serie que potencialmente podría destacarse en el pobre horizonte de las comedias de tres cámaras en la TV de aire.
Para dejar de lado el prejuicio y darle una oportunidad.
Mom se emite para latinoamérica por el Warner Channel.

4 comentarios:

  1. Admito que en un primer momento se me antojaba floja, no sé por qué una flojera al estilo "Two Broke Girls". Le dí chance y me empezó a gustar de a poquito. Eso sí, cuesta incluirla en la grilla de mi marido.

    ResponderEliminar
  2. Para eso hay varias pantallas en casa, Lady Ryk!

    ResponderEliminar
  3. Pasa lo siguiente: Mi TV-series time se está reduciendo últimamente al horario de la cena: allí rige la shared-screen. La ONU está tratando de encontrar soluciones a nivel global para este flagelo.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que sus dos actrices principales tiene un impecable timing cómico. El jueves terminó su segunda temporada. Ahí va mi opinión ;)

    http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2015/05/todo-sobre-mi-madre.html

    Saludos!

    ResponderEliminar