lunes, 7 de mayo de 2012

Comentario: Mad Men 5x08 - Lady Lazarus

"When did music become so important?"

En un raro momento para Mad Men donde se refiere a algo muy importante que sucedió fuera de cámara, Ken menciona que ante el nuevo cliente que está tratando de presentar al mercado a la crema artificial Miracle Whip, Don y Megan hicieron el “Don and Megan show” y le vendieron la campaña. Aunque no la hayamos visto, es fácil imaginarnos ese show, después de verlos hace dos episodios trabajando como un equipo para conquistar la cuenta de Heinz. Y si es un meta comentario o no, es difícil saberlo, pero es cierto que esta temporada de la serie, es, a grandes rasgos, el show de Don y Megan. Tanto que hay  toda una serie de comentaristas de la serie que consideran que tanto foco en el personaje de Megan está matando el programa.
No coincido, creo que como toda serie con muchos años en el aire, nuevos personajes pueden traer una revitalización, y también es cierto que Megan es una estrategia para comentar sobre otras cosas: sobre un Don cambiado, sobre la ambición y las inseguridades de Peggy, sobre una nueva generación que podría estar hablando en chino por lo poco que la entienden otros personajes con quienes se lleva diez o menos años pero que podrían ser 150. 
El tema es que Megan, probablemente como corolario del diálogo con su padre la semana pasada, no sólo ha estado yendo a audiciones para volver a intentar como actriz, si no que además en una movida que nadie parece entender, decide dejar la agencia. Don no entiende, y sin embargo lo acepta y hasta reflexiona que si no la deja hacer lo que siente, tiene otra potencial Betty en sus manos. Peggy no entiende y se enoja, pensando en cuanto le costó a ella lo que a Megan le cayó del cielo y ahora renuncia, pero en el fondo se da cuenta de lo valiente de la decisión. Y a su manera, el único que parece entender es Michael, que como Megan, ya conoce todas las pistas de “Revolver” mientras que el resto de los personajes todavía no entendieron “I wanna hold your hand”.  
Hablando de Peggy, el foco en el personaje es tan rico y variado, que siempre resulta un placer. A la capacidad de tomar distancia y apreciar lo que Megan está haciendo se suma la ambivalencia que siente ante Don: por un lado no le puede mentir, por el otro, el arranque de rebeldía adelante de un cliente los descolocó a todos. De la misma manera que Roger tiene una pequeña pero jugosa intervención jugando al rol de padre con Don, nunca más evidente cuanto de figura paterna Don tiene con Peggy... que está pasando en este momento por una complicada adolescencia.
Y de fondo a todo esto, Pete. Al igual que nos pasa con Betty, tener algo de empatía con un personaje tan abiertamente desagradable es casi imposible, y los manejos con la pobre Beth, un personaje especialmente diseñado para retrotraernos a Betty hace unas temporadas, no mejora la situación. Pero todo parece querer indicarnos que este momento negro de Pete es solo el comienzo: las imágenes de muerte y suicidio lo rodean desde hace rato, y hoy, en un arranque de obviedad bastante incómodo, hasta se usa la palabra y para referir a él. 
Esta temporada, interesante como viene, tiene ciertos elementos de desconexión entre episodios: mientras nos acercamos a los pocos que nos quedan, es hora de ir atando los cabos sueltos, y creo que por eso hubo un cierto sentimiento de “transición” en este episodio, que no casualmente fue escrito por el creador e ideólogo de la serie, Matthew Weiner. 
Algunas observaciones al paso:

  • Los momentos de Peggy y Joan se están transformando en algunas de las escenas mas memorables del programa. Me gusta que finalmente se estén entendiendo y puedan dejar escapar un poco de lo perras que son con los demás. 
  • Otro personaje obviamente gay, con la incomodidad y homofobia que caracteriza a Don y compañía. Cada vez que veo algo así pienso en Sal. ¿Tendremos alguna vez un cameo de Sal de vuelta?
  • Beth se va a tomar “un sec” e ir a la cama. Auspicia esta temporada: Seconal. 
  • Como nos hacen desear con Joan y Roger... ni una escena juntos. Los avances de la semana que viene parecen indicar que se viene una confrontración de algún tipo.

1 comentario:

  1. La serie es simplemente fantástica, le tengo un amor odio
    indescriptible , me encanta el personaje de Don y el séquito de secretaria e
    ocasiones hacen que ya no quiera ver Mad Men pero es
    imposible es una serie que va más allá de una serie con el tema de la publicidad,
    la sociedad de los años 60 es para mi el tema central de la serie.

    ResponderEliminar