jueves, 24 de mayo de 2012

Comentario: Modern Family 3x24 - Baby on Board


"Dylan, please shut the door." 

Ok, ¿por donde empezar, entonces? o mejor dicho, por donde empezar a terminar.
Si, el episodio fue mejor que los diez últimos. Pero ni se acerca a nada de las primeras dos temporadas, ni siquiera a los magníficos primeros tres de esta misma temporada. 
Hubo risas, de verdad. Y hubo lágrimas, innecesarias lágrimas. Y estuvo la musiquita de guitarra con la voz en off que me hace querer salir a cometer asesinatos por la calle.
Las risas vinieron de algunas de las cosas en las que hemos podido confiar siempre: la comedia física (en serio, Cam como la Mujer Maravilla, Phil bailando... clásicos), la interacción de los Dumphy como padres, que mostraron algo de la mejor comedia a la que Steve Levitan (creador de MF, que escribió y dirigió este episodio) nos tenía acostumbrados, en todo, desde los halagos fuera de lugar a Alex a los argumentos para convencer a Hayley. El personaje de Dylan, que con su idiotez no puede menos que hacernos reír, pero que como la idiotez de Phil o la de Luke, solo funciona si está escrita con inocencia y non-sequitours y no con la sutileza de una comedia de Chuck Lorre, como pasa a veces. 
Pero también está todo el resto. Jay, Manny y Gloria ya cansan, y la “vuelta de tuerca” con respecto a ese grupo familiar la puedo prever como insostenible (sólo el nuevo toque de “familia moderna” que le va a traer al programa me da alguna esperanza), y la salida por el drama de la historia de Cam y Mitch fue el “WTF” más grande del que tenga memoria.

Es cierto, en algún momento me desilusioné con la serie, y de ahí en más me fue imposible seguir viéndola con los mismos ojos. Hubo cambios, como remover los elementos de comedia más absurdos y agregar el tan mentado “corazón”, pero también, viendo este episodio, armé otras dos cosas que me estuvieron molestando, y que básicamente, son las que hacen que este sea mi último comentario sobre la serie.
Cuando Modern Family salió por primera vez al aire, se destacó por tres cosas: por mostrar una realidad de familias ampliadas que se ven por todos lados, MENOS en la televisión, por incluir a una pareja gay en el centro de la historia, integrada a su familia y con dinámica propia, y finalmente, por incluir una mujer latina en un papel no lateral ni de servicio doméstico.
¿Y que pasó con esto? Bueno, tenemos a la pareja gay más asexuada de la historia. Ojo, entiendo que esto es la ABC en prime time, no voy a esperar escenas de Queer as Folk, pero pasado el (hilarante) episodio de la falta de contacto sexual entre Cam y Mitch, no hay una sola muestra de afecto entre estos dos personajes que los posicionen como compañeros. Si como padres, hermanos, hijos... pero con esto resignando cualquier otra identidad que no sea completamente heteronormativa. Matrimonio, hijos, un compañero que trabaja y el otro es de facto ama de casa... podría ser una sitcom de los 50. Y cuando nos recuerdan que son gay, es porque están haciendo una mariconada. Y antes que me digan que estoy exagerando, díganme que la caricatura de la cita de Alex para el baile, pasada la risa inicial cuando lo identificamos como gay no pasa al patetismo.  
Y si los estereotipos gay son malos... no me hagan empezar con los latinos. La idiosincracia de Gloria pasó de ser encantadora a ser la mas burda caricatura. Por un lado , escuchen el acento de Sofia Vergara en uno de los primeros episodios, y escúchenlo ahora: ¿Notan el cambio? Pasó de ser una persona perfectamente bilingüe con un acento cargado a una colección de clichés sobre como los americanos escuchan a un latino “intentando” hablar en inglés. Y los toques que eran interesantes, como comprender el gusto por el fútbol o las telenovelas, pasaron a la situación de telenovela en el hospital, que de nuevo, pasa de comedia a xenofobia en segundos. Como televidentes de culebrones, claro que identificamos lo que nos hace reír. Pero imagínense televidentes norteamericanos, simplemente reforzando estereotipos. Si hubieran hecho un argumento así con la comunidad afroamericana, todavía tendrían que estar pidiendo disculpas.
Estos dos puntos, que me irritan, son en realidad señales. Señales de la pérdida de sutileza, de dejarse estar en el éxito y solo preocuparse por continuarlo.
Hay una máxima de las sitcoms que dicen que una serie “jumped the shark”, como código por “se arruinó para siempre” cuando tienen que agregar a un bebé a la trama. Los dejo que saquen sus propias conclusiones cuando terminen de ver el episodio.
Gracias por leer, y buenas noches. 

6 comentarios:

  1. Coincido con lo de los estereotipos y me molesta de la misma manera como han embrutecido a Gloria con el paso del tiempo. Tambien me cayo mal la caracterizacion del companiero de prom de Alex

    A mi el episodio me gusto mucho precisamente por la salida por el drama de la historia de Cam y Mitch, probablemente porque es muy 'close to home' para mi, y por lo tanto me parecio realista y correctamente interpretada.

    Christian y yo encaramos un proceso de adopcion el anio pasado, y era tambien un varon. A diferencia de Mitch y Cam se trato de una 'adopcion cerrada' asi que seguimos el embarazo desde el inicio hasta el final y nos preparamos por 8 meses para recibir a nuestro hijo. A ultimo momento (la semana antes del parto) la madre cambio de opinion y decicio quedarse con el bebe. Mas alla de la desilusion y el sentido de perdida iniciales, el sentimiento que nos invadio a ambos al poco tiempo fue el mismo que tuvo Mitch, y cuando se tiro al suelo boca arriba senti total empatia.

    Christian y yo hemos decidio tomarnos un 'break', por ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaby, me imagino que debe haber mucho de real en la situación, y de haber sido otro programa, los habría felicitado por el realismo. Pero en este caso particular, me pareció que mezclarlo con la escena culebrón, sumado al tono "moraleja" de todos los episodios, fue ya ir demasiado lejos.
      Y me alegro de no ser el único que nota los esterotipos... a veces me hacen sentir como que veo fantasmas por todos lados.

      Eliminar
    2. esa serie is all about stereotypes, no ves ningun fantasma

      Eliminar
  2. Creo que hacer una serie con una pareja gay parecía lo correcto, corriendo el Siglo XXI. Pero si a esa pareja le falta realismo, es un acto de hipocresía absoluta y una clara muestra de cómo subestiman la inteligencia del espectador. ¿Cam y Mitch festejando que tendrán un bebe mirándose a los ojos? ¿Ni siquiera un abrazo? Y lo mismo cuando Mitch llora por la decepción, Cam lo mira... como si estuviera hablando del clima? ¿Así contiene una persona a su pareja en el mundo de fantasía gay de esta serie? Por favor... Si no quieren poner algo de afecto entre dos personas del mismo sexo, entonces no pongan una historia principal de una pareja gay. Indignación absoluta.

    También venía notando la brutalidad progresiva de Gloria, y como mujer latina, me indigna otra vez. ¿No puede haber en una serie norteamericana una latina que hable bien el idioma? ¿Por qué no mostrar a una latina que lo habla a la perfección?

    Me molesta, me molesta que bastardeen figuras de nuestra realidad para hacernos reir. Claramente no era necesario al principio. No veo por qué recurren a eso ahora para hacer reir al espectador.

    ¿Y ahora Jay será padre-abuelo? Esta serie no se sostiene el año que viene...

    Por último... ¿era necesario bastardear un momento tan especial como la posible paternidad de una pareja gay - con lo difícil que todos sabemos que es eso - haciéndolo novelezco? ¿Es un chiste la paternidad gay? Estoy indignada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy soprendido de que alguna gente a la que respeto bastante, en twitter, estaban diciendo "best episode ever". Ver que no soy el único hace bien.

      Y me encanta que de a poco la gente va comentando aca! No es que no me gusten los comentarios en el Face, pero asi es como todo parte "de la misma conversación"

      Eliminar
    2. Yo creo que quien analiza superficialmente este capítulo, lo encuentra divertido. Esta serie me parece importantísima porque ya de entrada, el nombre MODERN Family, es un intento a sacar del closet lo que no tiene por qué estar adentro. Pero sin embargo, en todas las temporadas de esta serie, lo que debería haberse manifestado, no se vio. Si uno no hace ese análisis, si uno no piensa qué susceptibilidades se hieren, si uno no tiene empatía por quienes viven esa realidad, entonces la serie y especialmente este último capítulo, les hace reir. A mí me indignó porque no puedo separar mi cerebro de mi sentido del humor. Y sabés que si hay algo que me sobra, es humor. Pero me enojó mucho especialmente este capítulo, donde parece que la frustración de dos hombres por ver que su sueño de ser padres se desvanece, es tan divertido que hay que satirizarlo. Me pareció una burla, una traición a la comunidad gay que sigue esta serie porque vio en ella una esperanza de demostrar que la familia moderna también puede ser gay.

      Eliminar