lunes, 8 de abril de 2013

Comentario: Mad Men 6x01-02 - The Doorway


"This is my funeral!"

Hay una escuela de crítica literaria que es la escuela de los “grandes temas”, la de los “simbolismos”, donde nada es lo que parece, y todo “significa” más allá de los formalismos o lo que aparenten. Esta escuela es tan dominante en los Estados Unidos, que cualquier persona que tenga una educación superior, como, digamos, los guionistas de Mad Men, no sólo lee las cosas de esta manera, si no que si son creativos, escriben de esta manera también.
Dicho esto, muchas veces “criticar” Mad Men requiere entonces ponerse en este modo de pensamiento, ya que está cuidadosamente diseñado con ese propósito (no es casual que sea un “critics darling” independientemente de la calidad real del programa).
Están entonces los “grandes temas” de la serie, los de cada temporada, y los diferentes arcos por personaje. El año pasado, en algún momento todo empezó a girar alrededor de la muerte, y varias historias (la de Pete y por supuesto, la de Lane) tuvieron ese motivo propulsor. La muerte vuelve en este episodio doble de apertura de la sexta temporada, pero de una manera tan... abierta, tan obvia, que no nos queda más que pensar que no es el “gran tema”, hay algo más. La muerte, claro, es la conclusión lógica del paso del tiempo, y lo más que veo este episodio, más veo el paso del tiempo como el eje de Mad Men como un todo. El tiempo que ya está corriendo a Don y Roger, que está siendo tan generoso con Peggy, y que en ningún lugar es tan visible como en Sally. Y el tiempo que se llevó a la madre de Roger, por supuesto, a sus juveniles 91 años. La farsa del velatorio de la Señora Sterling fue un buen momento para ver las cosas a través de los ojos de Roger: sus dos ex esposas, su hija que ya lo hizo abuelo, su viejo socio Bert Cooper, más cerca de las momias amigas de su madre que de como se ve el mismo. Tempus fugit.
Como si no fuera suficiente con Sally, su adolescencia y su grave tono de voz, los mismos sesentas que avanzan son el más claro indicador, y nunca la dirección de arte nos quiso mostrar más claramente el avance del tiempo: el vello facial de todos (desde la magnífica barba de Stan, al bigote de Ginsberg, a los pelos de Abe y las patillas que todos menos Don y Roger parecen tener); los colores de la oficina de SCDP; las alguna vez nena y bomba sexual transformadas en la Señora Olson y la Matrona Joan.
Y luego, en ese mismo funeral, me vino otro gran tema que ronda la serie, y vino, como tantas otras cosas profundas que uno no se espera, de la boca de Ken Cosgrove: tratando de medir el dolor ante la muerte de un progenitor, inocentemente va preguntando a cada uno de los que los rodea si su madre aun está viva. A Peter, a Harry... y a Don. Y vayan a hablarle a Don de su madre... Muchas veces se habla de Mad Men como una vitácora del progreso de la mujer, pero me gusta pensar como lo es de la figura de las madres. La prostituta adolescente que murió al dar a luz a Don; Peggy, que se negó a ser madre; Joan, producto de su madre y madre de su Sterling bastardo; Pauline Francis, que redefine la idea de matriarca. Y Betty, claro. Betty que perdió a su madre, que es una madre espantosa para sus hijos, y que sin embargo, es una historia que supongo la va a llevar a algún otro lado que la peluquería (más sobre esto en las observaciones), se transforma en maternal para alguien que probablemente la necesite, pero que seguro que no la quiere. La historia de Betty este episodio es probablemente la más “uh?” de todas, veremos a dónde lleva. 
Por lo demás, Don es más Don que nunca (aunque diga lo contrario, tal vez la primera vez que lo escuchamos decírselo a una de sus chicas), Peggy que es Don cuando era DON, el mejor Don, muchas caras nuevas por conocer en la agencia y un año turbulento que ya empieza. Empecemos, entonces. 

Algunas observaciones al paso:
  • En un raro guiño a la audiencia, Megan no sólo es una ascendente actriz de telenovelas, sino que además va  a ser la VILLANA  de una novela.
  • ¿Los Draper compartiendo un fasito? Los sesenta se vienen con todo... De hecho, cuando Megan dijo “está nevando, es hora de traer a Hawaii", creí que se mandaba una vuelta para todos...
  • Como tantos otros personajes que son identificados con nombre tan temprano en la temporada, Bob tiene un futuro en la serie. Por lo que entiendo, viene a cubrir parte del vacío que dejó Lane. No son los mejores zapatos para llenar.
  • Varios comentaristas repararon en los guiños a temporadas pasadas, y me arriesgaría a decir, a las temporadas 1 y 2 específicamente. Como la barrera de entrada para la serie no era ya lo suficientemente alta...
  • Alguien claramente no la quiere a January Jones. Como si no fuera suficiente con Fat Betty, ahora tenemos a Black Betty. Henry es muy generoso con su mujer, Elizabeth Taylor, claro...
  • Linda Cardelini tiene todo tipo de fans en EE.UU por su participación en Freaks & Geeks, E.R y hasta la espantosa película de Scooby Doo. No se si es la actriz correcta para el papel. Empezando porque me resulta difícil de creer que tiene un hijo en edad universitaria. 
  • Es bueno ver que el programa nunca pierde su sentido del humor, con Roger, por supuesto, pero varios momentos Peggy explotan muy bien la comedia.
  • ¿Soy el único sorprendido por la amistad de Peggy y Stan? ¿O tengo que leer algo más aún en esa llamada telefónica? Cuidado, Abe. 

1 comentario:

  1. Linda cardellini? No me había dado cuenta! Buen post para conocer detalles!

    ResponderEliminar