miércoles, 4 de abril de 2012

Un asunto embarazoso


El tema con las ficciones seriadas es que son planes, en algunos casos, a muy largo plazo. Como en cualquier otra relación laboral estable, esto significa que hay gente que se va, gente nueva que entra, niños que crecen, y principalmente, mujeres que se embarazan.
A diferencia de lo que sucede con una película, por ejemplo, donde se puede cambiar la fecha de filmación o contratar a otra actriz (los casos notables son muchos), las series suelen tener un esquema de filmación y aire muy estricto y es casi imposible hacer un cambio.
Los productores entonces se ven obligados a tomar una de varias opciones: 1)incluir el embarazo en la trama, 2)hacer de cuenta que el embarazo no sucede e intentar disimular los cambios físicos de la actriz, o 3)poner alguna excusa dentro del argumento para que los cambios, aunque se noten, no queden totalmente fuera de lugar.
El disparador de esta nota es el episodio del domingo de Mad Men, que respondió una de las preguntas que nos estábamos haciendo con respecto a cómo sería manejado el embarazo de la actriz January Jones dentro de la trama. Como ya veremos, se optó por la tercera opción, tratando de explicar de algún modo los cambios físicos sin decir “embarazo”. También veremos que no es la primera serie que usa alguna de las dos excusas que se usaron, y cuáles son mis problemas con esta excusa.

1 – “Agreguemos un bebé que te cambia la dinámica de la serie”

Esta excusa es probablemente la más lógica, y al mismo tiempo, la menos utilizada. Los motivos son varios: en las series ‘serias’ es incluir un inesperado que puede modificar planes a largo plazo; si hay alguna relación incipiente o en crisis, meter un niño en la ecuación puede quedar fuera de lugar; en algunos casos, la actriz ya fue madre en la ficción hacía demasiado poco como para volver a incluir este punto al argumento. Y principalmente, en las comedias, mantener el status quo: a veces nos acostumbramos a ver en cable las sitcoms en secuencia, pero el verdadero negocio de las comedias de media hora son las repeticiones que se venden dentro de EE.UU en el formato que se llama ‘Syndication’, donde no necesariamente se respeta el orden de los episodios. Por este motivo, salvo excepciones, no se recurre demasiado a los argumentos “telenovela”, y se trata de evitar los cambios muy bruscos en los personajes.  Como un embarazo, digamos.

Y sin embargo, la excepción más grande de la que tengamos memoria, fue justamente, en una sitcom: para la cuarta temporada de Friends, Lisa Kudrow prácticamente empezó la temporada embarazada. Los guionistas entonces armaron un argumento digno de la delirante Phoebe, quien decidió ser la madre surrogada de los embriones de su hermano y cuñada. Lejos de ser un inconveniente, el embarazo sirvió para abrir varias líneas argumentales nuevas, y los trillizos (¡!) que nacieron del embarazo fueron un tema recurrente por el resto de las temporadas de la serie.
Un antecedente sitcom fue, por supuesto, en la madre de todas las sitcoms, Yo quiero a Lucy, donde el problema fue que en los mojigatos 50s no se podía decir en TV que una mujer estaba embarazada. El primer embarazo de Lucille Ball fue ignorado (ver los puntos más abajo) y el segundo se incluyó en la trama, con el episodio del nacimiento batiendo todos los records de audiencia.
En otro tipo de series, el policial de procedimientos Bones recientemente incluyó en la trama el embarazo de la actriz protagónica Emily Deschanel, según algunos, revitalizando la serie en su séptima temporada en el aire.

2- “Aquí no ha sucedido nada”

Como mencionábamos antes, Lucille Ball se pasó varios meses de su serie visiblemente embarazada sin que nadie mencionara nada al respecto. Esta es una clásica estrategia de sitcom, con resultados variables, especialmente según el grado de crecimiento del vientre de la actriz.
El caso que se nos viene a la mente es el de Julia Louis-Dreyfuss en Seinfeld. Julia estuvo embarazada dos veces en el transcurso de la serie, y está bien claro que Elaine no era el tipo maternal. La primera vez casi no fue un problema: la mayor parte del embarazo fue durante el receso de verano, y con la excusa de que Elaine estaba de viaje por Europa no se la mostró en los primeros episodios de la temporada. Para la sexta temporada, las cosas se complicaron. El embarazo duró prácticamente los 9 meses de la temporada de la serie, y para los últimos meses, era indisimulable. Elaine pasó a vestir mucho de negro, estar siempre sentada o llevar carteras enormes para disimular lo indisimulable.
Lo que nos lleva a otro caso notorio, The Nanny. En el transcurso de la serie, Lauren Lane, que interpretaba a la villanísima CC Babcock también quedó embarazada. Argumentalmente, la eternamente solterona CC no tenia excusa para embarazo, y se optó por ignorarlo. Para el final de la temporada, era habitual verla irónicamente cargando una maceta gigantesca, o un cuadro para tapar la panza. De hecho, en un hilarante meta-comentario, CC menciona que estuvo viendo episodios de Seinfeld donde el embarazo de Elaine no se podía ocultar. A falta de un caso, la serie tuvo un segundo: la actriz Rachel Chagall, que interpretaba a Val (igualmente ahuyenta hombres como CC) estuvo embarazada dos veces, la segunda al mismo tiempo que Fran Drescher estaba supuestamente embarazada en la serie. Al ser un personaje invitado y muy secundario, no se hizo mención ni se tomaron medidas demasiado extremas.
Pero el caso de CC nos lleva al punto final y más problemático:

3- “El embarazo metáfora”

Más allá de que el embarazo de CC no fue reconocido en la trama, esto no impidió que los guionistas aprovecharan para que el némesis de CC, el mayordomo Niles, no hiciera constantes comentarios sobre su subida de peso. La asociación es inmediata: embarazo=gordura, para gracia de nadie. Si tengo que explicarles las implicancias discriminatorias de esta metáfora, están leyendo el blog equivocado.
Y esto nos lleva al episodio de Mad Men que referíamos antes: en una línea argumental realmente shockeante, la siempre impecable Betty se ha dejado estar y perdió su silueta de princesa. Si January Jones no hubiese estado embarazada, sería un argumento un tanto descabellado, pero en este caso, realmente está por debajo de lo que la serie nos tiene acostumbrados. “Pero esperen”, parecieron decir los guionistas, “Betty no está gorda, Betty tiene cáncer!”. Ah bueno, ahí si hacemos agua. Si la metáfora embarazo=gordura es lamentable, ¿qué podemos decir de embarazo=cáncer? Especialmente, porque hay antecedentes. El primero que viene a la memoria es en Melrose Place, donde para tapar el embarazo de Heather Locklear, se optó por un cáncer exprés para el personaje de Amanda. Entiendo el mover al personaje a una cama de convaleciente para disimular la panza, pero cáncer, ¿en serio?
Otros malestares elegidos para mandar a la actriz a la cama: accidente (Bree en Desperate Housewives), adicción a las drogas (Kelly en 90210) y siguen las firmas.
Finalmente, Betty no tiene cáncer (¿o sí? Que se yo!), entonces está simplemente gorda. Lo que no está mal, el argumento “Betty Gorda”  hasta sería interesante como una especie de justicia poética… si el motivador no hubiese sido el mismo embarazo.
No estoy sugiriendo que haya una solución fácil, ni que las actrices se limiten a tener embarazos visibles en vacaciones, pero lo menos que recurramos a la gordura o el cáncer y su colección de implicancias negativas, mejor.

2 comentarios:

  1. Muy buen raconto de todos los embarazos seriales! No me acordaba de todos ellos.
    Yo no sabía que January Jones estaba embarazada entonces interpreté: "Kabum! Otra vez Betty con un trastorno de conversión histérico porque una vez más no es feliz". Y antes de leer este comment, me sentí super conforme con esa idea.
    Igualmente, el tener problemas de tiroides genera subida de peso. Asesoramiento médico gratarola.
    Es cierto que abusan con el tema gordura. Cuando el marido de Francine le metió los cuernos, también le pusieron grasa en su cuello. Totalmente innecesario.
    Igualmente, AMO MAD MEN!! Alto recomendador de series, Gus Casals!!
    Jess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jess. Lo del asesoramiento medico, espero que este tema no este cerrado, porque si en dos episodios aparece Betty flaca y aca no paso nada, me voy a decepcionar mucho.
      Francine estaba embarazada posta la actriz tambien ( no se si miras House, pero era la novia de Wilson que se murio, y uno de los motivos para sacarla fue que la actriz se embarazo inoportunamente )

      Eliminar