lunes, 20 de mayo de 2013

Comentario: Mad Men 6x08 - The Crash


"I'm gonna get everybody fixed up"

En algún momento, ordenando el blog, me  puse a reflexionar un poco sobre los comentarios de Mad Men que estaba escribiendo el año pasado, y los que estaba escribiendo este año. En los del año pasado, especialmente hacia el final, hubo una combinación entre el material que ofrecía la serie y lo que yo estaba logrando poner en palabras que me dejaba sumamente satisfecho, y a juzgar por la respuesta que obtenía, también a mis lectores. En comparación, este año todo parecía un poco más plano, más superficial. Sería fácil culpar a Mad Men (muchos comentaristas consideran que los primeros 5 episodios de la temporada no estuvieron a la altura, yo no soy uno de ellos), yo creo que había algo entre los episodios y yo que no enganchaba, y creo que esta semana empecé a entender que.
Este episodio va a ser, sin lugar a dudas, el más polarizante de toda la serie, las seis temporadas. Van a haber los que digan “genios!” y los que digan “basura!”, y con una postura o la otra (yo estoy en algún lugar en el medio), todo va a depender del nivel de análisis que uno haga. Por eso mismo yo voy a hacer por los menos dos, o tal vez tres (si contamos mis observaciones al paso, de las cuales una por lo menos no va a tener nada al paso).
Empecemos con lo más auto evidente: cuando uno piensa en “los sesenta”, se suele hacer una importante mezcla donde aparecen Kennedy, los Beatles, Vietnam, drogas, distintas cosas de la moda, sin distinción de si fueron sucesos clase 62 o 69. Mad Men, claro, con su atención al detalle, no se maneja así, y por eso es que las primeras temporadas, la primera, sobre todo, no parecía demasiado “los sesenta”. Pero claro, estamos en 1968, y las cosas son MUY diferentes: las drogas, con o sin psicodelia, ya son parte integral de la trama, y una manera de reflejarlo en el programa es con narraciones no tradicionales. El año pasado, Far Away Places, el episodio de estructura más inusual de toda la serie, podía leerse como “Mad Men a través del LSD”. Bueno, The Crash, este episodio, es “Mad Men a través de las anfetaminas” (y vaya a saber que más). Y como en cualquier abuso de drogas, el principio es divertido (Ken bailando,  Stan corriendo carreras), pero después las cosas se ponen siniestras.
¿Qué podemos sacar en claro de este episodio, que hay que ver más que narrar? Que varias lunas de miel están en problemas: la de las dos agencias unidas (que todavía no tienen nombre, a pesar de que el vestuario y la silueta de una de nuestras protagonistas que seguramente también esta con las anfetas fuera de cámara – Betty – nos dicen que pasaron por lo menos uno o dos meses desde la última vez que los vimos), la de la agencia con Chevy, la de Don y Sylvia post-ruptura, y la de Don y Megan, post ruptura de los anteriores. También que otras varias van viento en popa: las agencias irán como el traste, pero Cutler y Sterling se llevan como amigos de toda la vida, Stan y Peggy son “como hermanos”… que se tocan un poco, y Peggy y Ted han concretado (hace falta un pirata para reconocer a otro, y no hay pirata como Don). Y también nos enteramos que Frank Gleason finalmente fue vencido por el cáncer, y que tiene una hija flower power (por suerte vino ese dato, un poco creepy, pero que por lo menos nos sirvió para confirmar, al igual que el hecho policial con la “abuela Ida” que las cosas que veíamos eran reales y no alucinaciones de nuestros personajes).
¿Qué sabemos entonces de los efectos de las anfetaminas? Que sacan el hambre, que dan efectos parecidos a los cardiacos (ojo que tenemos un par de cardiacos en el programa…), que te hacen maníaco y creativo pero probablemente no con un fin específico, que inmunizan al dolor… por lo menos al físico. Pero como Ginsberg (de quien ya nos enteramos es virgen, y ahora que no consume drogas, ni alcohol), nosotros no tuvimos el beneficio de las drogas, e interactuar con los que sí lo hicieron tiene un cierto grado de perplejidad y para qué negarlo, molestia.
Claro que lo siniestro que mencionábamos antes depende del nivel de oscuridad del usuario, y nadie es más oscuro que Don Draper, y acá es donde me meto en otro nivel de análisis. Toda la temporada tiene como objetivo aparente que podamos ver más allá de la superficie súper heroica de Don para darnos cuenta de lo retorcido que es. Puedo adherir, hasta ahí, con eso. Como pasa con los Walter Whites y Tony Sopranos de las series todas, hay una desconexión entre el mostrar lo siniestro de los personajes y hacerlos demasiado atractivos para un público que desearía ser un hijo de puta pero solo lo puede vivir vicariamente desde su televisión.  Pero también, Weiner y compañía se empeñan en EXPLICARNOS porque Don es como es, y realmente, lo están explicando mal. Ya sabíamos todo lo que necesitábamos saber sobre el pasado de Don, y todo justificaba el personaje tal como estaba. La historia del burdel es forzada y reduccionista, y ya es la tercera vez que volvemos en 8 episodios, y estoy seguro que va a volver.
Verán, además de blogero quiero creer que todos los años pasados en la facultad de psicología me sirvieron para algo, y que puedo identificar que lo que están haciendo aquí es “psicología popular”, o una mala lectura freudiana: existe una realidad inconsciente, y es su realidad y tiene efectos, pero NO es una realidad histórica objetiva. Ya con sus primeras histéricas que “le mentían” Freud pudo ver como todas esas historias de abusos y seducciones eran construcciones, no dato. Entonces basta de tirarme que todo el pasado chingado de Don es dato, o si lo van a tirar, que no sea con un flashback constante a una obviedad tal como la puta/madre/puta, que además de vestir de rojo (cuidado con el piano que se les está por caer en la cabeza) tiene el mismo lunar pintado que Sylvia.
Más agencia, más drogas si es necesario, menos pasado de Don. Chevy nos dio un plan y un ultimátum para “69, 69, 70”, la serie también lo tiene, vamos por otra cosa, por favor.

Algunas observaciones al paso:

  • La naturalidad con la que Jim Cutler trae al “doctor”  y todos se prenden, no solo nos habla de que es 1968, que Jim ya hizo esto antes, sino también de lo parecidos que son Jim y Roger.
  • Todo es un poco mejor con Bacharach and David.
  • Escucho ofertas  sobre que función cumplió la historia de la “abuela Ida” aparte del dialogo telefónico final de Sally y Don y poner a los Francis y Megan en la misma habitación (siempre divertido)
  • Hablando de los Francis, Betty está en sus competencias completas nuevamente: flaca, rubia, perra. Espero más de esa historia.
  • Lindo momento Stan y Peggy, aunque ella tenga más clara la naturaleza de la relación que él (lindo culo Peggy, pero ¿no te gusta la barba de Stan? ¿taloca?)
  • Y un tercer y último nivel de análisis: el programa nos está tirando imágenes de muerte/enfermedad otra vez por todos lados, algunas más obvias que otras: la muerte de Gleason y del primo de Stan (a quien conocimos en la fiesta del zou bisou bisou, por si no se acordaban), las muy frontales referencias a la enfermedad cardíaca de Roger y los problemas respiratorios de Don, que estoy seguro que traen algo más que flashbacks, y, una  que se puede pasar si no se es angloparlante: Mae, la puta del burdel que hizo de Don lo que es hoy, (si vamos a creerle a la interpretación literal ) se llama de apellido “Swanson”. “Swan song”,  expresión en inglés que implica el movimiento de despedida, probablemente por muerte. Piensen en eso la próxima vez que se intoxiquen. 

5 comentarios:

  1. Hola Gus,

    Generalmente coincido en casi todo lo que comentas, esta ves coincide en TODO.

    Primero, coincido en que la estructura del episodio te deja al menos perplejo, sino molesto. Es como estar rodeado de gente que esta drogada cuando vos no lo estas, estan en otra frecuencia (a veces mas baja, en este caso mas alta) en la que los demas no pueden orbitar. Excelente la actuacion de Jon Hamm en este sentido, me encanta cuando tiene dialogos consigo mismo ("It's even larger than that!") en su cabeza frente a la mirada desconcertada de Peggy y Ginsberg (creyendo que) le sigue la corriente.

    Segundo, coincido con lo de que no necesitabamos un tercer flashback al puterio, y esto fue lo que mas me molesto de todo, coincido que la explicacion 'historica' (que es la base del pitch de Don a not-Chevy-but-Sylvia) es demasiado literal. Me molesto SOBREMANERA cuando encuentra el poster de la campania de la sopa, donde me di cuenta de que se trataba porque la seniora del poster tiene el mismo turbante que Sylvia en la cocina en varias oportunidades.

    Lo que mas me molesta es que Don, con su contracara de heroe que el show se esfuerza en mostrar, no haga nada (tiene 40 anios FOR GOD SAKE!) para salir de ese pozo de basura humana que es. Ok, si, lo entendemos, esta hecho mierda de daniado que esta, pero no pude hacer un atisbo de auto-conciencia? Nada? Por favour, demosle mas credito? Al fin y al cabo el fue en su momento el "summer man", que se banio en el oceano al atardecer (claro simbolismo sobre un descenso al inconciente, aunque sea minimo).

    Lo de la historia de los chicos fue lo mas 'disturbing' para mi. Te juro que tuve que avanzar para ver el final feliz porque odio ver a chicos ante la posibilidad de peligro. El proposito de la historia es mostrar: (a) que Don es una re-mierda de padre, por si no quedaba claro. Yo creo que su vuelta a la casa a espiar tras la puerta de Sylvia fue real y no una alucinacion, aun si fue una alucinacion muestra que (con sus hijos un piso mas arriba y a quinenes no ve hace semanas) le importan un carajo; (b) que Megan es otra mierda egoista (aunque su alter ego Corinne tiene vestidos, maquillajes y pelucas mas que envidiables); y (c) en un mundo donde Betty is THE BEST PARENT AVAILABLE las cosas estan muy mal.

    Ame a Betty rubia, flaca y perra, sus 'lashes out' a Don y a Megan (con la semi-complicidad de Henry, que decia no pero con la mirada decia DALE) fueron lo mas.

    Ame a Peggy y Stan, y hay mas de esa historia para contra me parece.

    No debo ser lo suficiente pirata porque no me di cuenta de que Peggy y ted concretaron. Concretaron? Lo voy a re-ver...

    Un comentario final sobre la presencia del I-Ching en este capitulo. El anio pasado en Far Away Places la referencia fue al Libro Tibetano de los Muertos, y no es coincidencia que en este episodio espejo el I-Ching este presente. Recordemos que Jung escribio el prefacio de la primera traduccion occidental del Libro de los Cambios. Yo creo que Weiner hace obviamente un uso muy conciente de el esoterismo. No se si viste que en los titulos finales, al final final de todo, el logo de la productora de Weiner es un carta de tarot, mas precisamente la arcana mayor XIX "El Sol". Yo estudie brevemente el tarot desde la psicologia analitica, y la relacion entre las arcanas mayors y los arquetipos de Jung. El Sol es el equivalente del arquetipo de "El Ninio Divino" (de hecho la carta tiene dos ninios recibiendo los rayos del sol), un simbolo de Renacimiento personal, que es un tema recurrente del programa. Esperemos que Din tenga el suyo en algun momento.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro las coincidencias, este episodio hizo que no coincida en nada con gente con la que estoy en sintonía y vice versa. Con mi amigo Francisco (otro Madhead que mira por segunda o tercera vez el episodio conmigo cada semana) nos reimos con tu referencia a Betty como "best parent available", porque es tristemente seria.
    Me gusta como tenés compartamentalizada a Megan en Megan/Corinne. Nunca tuve problemas con Megan/Megan ( a diferencia de la mayoría de los televidentes), así que no necesito separarlas, pero está bueno como método (y el glamour Corinne opaca a todas las otras!)

    ResponderEliminar
  3. Ahi acabo de leer la review de Tom y Lorenzo y encontre la referencia al turbante que tanto deteste.

    Comentario adicional: como me calentaba Harry Hamlin cuando era yo adolescente!

    ResponderEliminar
  4. Era RE lindo hombre. Making love!
    Y si, odio por el turbante y el lunar. EL FUCKING LUNAR!

    ResponderEliminar
  5. Excelente la quinta parte, para mí Mad Men será una de las
    mejores series pero la sexta temporada me encantó muchísimo es de verdad
    atractiva y no sólo logra entretener sino también cautivar al espectador.

    ResponderEliminar