domingo, 30 de junio de 2013

Mis discos favoritos - ABC Lexicon of Love


Mis discos favoritos

¿Qué hace que un disco sea un favorito? Y digo disco, y no álbum, o LP (cosas de antaño), y mucho menos CD, porque la mayoría de estos discos salieron mucho tiempo antes del nacimiento de ese formato musical. Un disco puede ser favorito porque nos gustan casi todas las canciones incluidas en él, porque tiene una producción excelente, porque nos gusta mucho el artista, o por el marco histórico; cuándo lo escuchamos por primera vez y los recuerdos que nos trae. Todas esas cosas hacen a un disco un favorito, y cuando pienso en mis discos favoritos, pienso en todas estas cosas. 
Quiero aclarar que no tengo un orden o chart en mis discos… sinceramente no puedo decir que uno es más favorito que otro, no puedo hacer un top 10 (ó 100). Claro que los post van a ir apareciendo en orden, pero este será arbitrario, no coincide con ningún orden de preferencia de los discos comentados.
Dicho todo esto, empiezo hoy con un disco que me encanta, y que desde la primera vez que lo escuché se convirtió en un favorito… no es extraño, ya que cuenta con todas las características antes enumeradas para serlo.

Lexicon Of Love – ABC Por Pablo
En primer lugar, quiero, una vez más, agradecer a mi editor por cederme un espacio en su blog; por su buena voluntad y aliento.
ABC es una banda británica que nació a finales de los 70´s, aunque su primer simple, “Tears are No Enough” apareció en 1981, y su primer disco, el que nos ocupa, en 1982. ¡Y qué simple, y qué discazo! Según Wikipedia, es, o fue, una banda New Romantic, pero yo no coincido mucho con eso… creo que existe una tendencia a considerar a las bandas que nacieron por esa época New Romantics, simplemente porque no se puede catalogar su música cómo Disco, Rock, Punk, etc. Creo que esa calificación se basa más en la estética que en la música per se. Además, es importante tener en cuenta que ABC fue cambiando tanto su música, como su estética a través de los años… nada tiene que ver con el New Romantic la estética (o música) de How to Be a...Zillionaire! 
Si bien su primer simple tuvo un éxito moderado (Top 20 en el Reino Unido), el disco llegó a número 1, y es considerado como uno de los 100 discos favoritos de los críticos musicales británicos (42 en el "Top 100 British Albums" del “The Observer Music Monthly (Junio 2004) y 40 en el “100 Greatest British Albums" de la “Q magazine” (Junio 2000), por ejemplo).
Una de las cosas que hace a este disco tan especial, apreciado y, para mí una obra de arte, es la impecable producción de Trevor Horne, además de la orquestación de Anne Dudley y la programación del Fairlight CMI por JJ Jeczalik (para los que no le suenen ninguno, o algunos de estos nombre, estamos hablando de los que luego serían Art of Noise!, y el sello ZTT). 
Lo más notable de esta banda es que ha sobrevivido, con mayor e menor éxito, cuatro décadas, y los “chicos” siguen tocando en vivo, y en 2008 sacaron un nuevo disco. De hecho, en 2009, presentaron este disco (Lexicon) completo en el Royal Albert Hall (Londres), con la BBC Concert Orchestra conducida por la misma Anne Dudley, y la participación especial de Trevor Horne; y en 2012, con motivo de su 30 aniversario en el Theatre Royal Drury Lane, también con Dudley conduciendo esta vez la Southbank Sinfonia Orchestra.
El disco abre con un preludio orquestal que deviene en el ritmo casi Disco de Show Me, y con la estrofa que define, de alguna manera, todo el contenido del mismo: “Once I needed your love, but that was just one thing left on my mind”. Si bien, supuestamente, no es un disco conceptual, la “trama” del mismo es la del amor-desamor, encuentro-desencuentro, con frases hermosamente dramáticas cómo: “I thought you loved me, but it seems you don´t car”, “I care about you, I can never love you”, o “Martin, may be one day you will find true love”. Una anécdota divertida es que Martin (Fry, vocalista del grupo) cuenta en varios reportajes que la gente aún hoy día le pregunta por la calle si ha encontrado el amor verdadero…
Destacan los simples  "All of My Heart", "Poison Arrow", y "The Look of Love (Part One)", qué llegaron todos al Top 20 del Reino Unido; así como sus videos.
Un hecho curioso es que si bien ninguno de los integrantes de la banda, y compositores de las canciones son gay, el disco puede considerarse uno de los más gays de la historia, junto a cualquiera de Donna Summer, Gloria Gaynor, o Boy Geroge.

Eso, una obra de arte que sigo escuchando asiduamente. Para los que no lo conocen, recomiendo que lo escuchen, y si se quedan con ganas de más, sigan con Alphabet City (1987), que también es una joyita de disco.
Lexicon Of Love – ABC Por Gus
Cuando Pablo me propuso usar el blog para publicar los comentarios de sus discos favoritos, sabía que me iba a pasar: verán, con Pablo pasamos juntos los años clave de la adolescencia, donde se marcan a fuego los gustos, especialmente en lo musical, así que probablemente entre su lista de discos favoritos y la mía va a haber un 95% de coincidencia. Por lo tanto, durante esta serie (porque efectivamente, es una serie que se viene, para llenar el tiempo de ambos ahora que terminamos nuestras respectivas cursadas), en algunas ocasiones me voy a tomar la libertad de hacer mi propio comentario de algunos de los discos.
Y me es imposible no hacerlo con Lexicon of Love. Como lo expresa Pablo, y como ya lo he expresado yo en algún otro lado en este blog, yo soy del tipo de fan de la música que sigue productores, y primero, lejos, en mi lista, está Trevor Horn. Y Lexicon of Love es donde empezó todo, no porque sea el primer disco que haya producido, sino que porque fue el primera que “suena” a producción de Trevor y que contara con las clásicas colaboraciones que marcarían los años que seguirían: Anne Dudley, JJ Jeczalik, Stephen Lipson y los demás.
De todos modos, mi primer acercamiento a ABC y este disco, fue indirecto: una nota en la clásica revista Pelo que mencionaba la “nueva ola” de bandas desprendidas de lo que aun no se terminaba de identificar como New Romantic. Estaban Duran, Culture Club, Depeche, Kajagoogoo (?) y ABC. Y lo intrigante era el foco sobre las letras del disco Lexicon of Love, que supuestamente eran una versión irónica (oh, nosotros y los consumos irónicos...) o sarcástica de las clásicas canciones de amor. Cómo en muchas otras expresiones que podríamos agrupar como camp, es difícil identificar hasta que punto  era un efecto de comentario irónico planeado, o sinceramente Martin Fry y compañía en realidad querían hacer el más excesivo álbum de cierto tipo. Claro que si decimos “exceso” y agregamos “Trevor Horn” tenemos una bomba. Exceso en el supuesto sentimiento de las letras, exceso de producción, exceso en el vestuario dorado de los músicos... y nada tan excesivo como la introducción orquestal de Show me que abre el disco, con un opus/fanfarria hecho de manera completamente seria, no con un sintetizador que “suena como”, sino con la toda la orquesta, cuidadosamente arreglada para generar ESE efecto. Brillante como es todo el disco, nada se equipara con esos 30 segundos, y su coda The look of love (part four) que cierra el disco (existe una clásica cara B, disponible también en las reediciones en CD de Lexicon que se llama Overture y que junta estas dos partes con otras orquestaciones, adelantándose efectivamente 10 años a un experimento similar de los Pet Shop Boys, no casualmente otros que han colaborado extensivamente con Trevor).
El disco tiene todos los singles clásicos que se han escuchado mil veces, pero a diferencia de muchos otros discos de la época, funcionan mejor en el contexto del álbum que como piezas separadas. Lexicon of love es, si somos pretenciosos, un ejercicio estético, y si nos ponemos mas en periodistas de rock, un disco conceptual. No “conceptual” en el sentido que cuenta una historia, sino que tiene un tema central que se recorre, las expresiones de amor exageradas, las del amor adolescente, las de las telenovelas.
El destilado de este disco es la balada All of my heart, que funciona como el más perfecto resumen de todo lo que Lexicon tiene para ofrecer. 
Como para redondear, y muy de la época también, el disco se acompaña de un video de larga duración que se llama Mantrap, que pone las canciones del disco en el contexto de una ficticia película negra de detectives. También buscable por ahí está el Theme from Mantrap, otro de esos instrumentales que son más Dudley que ABC.
La relación ABC-Horn ahí terminó, Trevor disparado al cielo de Frankie goes to Hollywood, y ABC con el feo tropezón que fue su segundo disco Beauty Stab. Tendrían oportunidad de recuperarse siguiendo las lecciones de sus productores de Lexicon: Jeczalik como inspirador Fairlight de How to be a zillonaire y Horn mismo y su elegancia para Alphabet City



1 comentario:

  1. Gabriel Balderrama1 de julio de 2013, 03:12

    Excelente nota chicos, me gusta el contrapunto y como encaran la critica desde perspectivas diferentes. Me encanta esta banda y a menudo eschucho sus grandes exitos, siempre me ponen de buen humor. Espero con anticipacion mas discos favoritos.

    ResponderEliminar