martes, 23 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x11 - One for the money, two for the show

The woman behind the woman behind the man.


El efecto “puesta en abismo” es ese que habrán visto más de una vez en la tapa de una revista, donde la imagen se repite dentro de la imagen hasta el infinito. En la películas y las series se usa para definir el recurso de “película dentro de la película”, y si bien en este episodio de Masters of Sex tenemos “televisión dentro de la televisión”, creo que la puesta en abismo va a un más allá: recordemos que hubo hechos reales que fueron puestos en un libro que fueron llevados a la televisión, que incluyen a personas reales que fueron llevadas a la televisión que ahora son recreadas en un programa de televisión como siendo llevados a la televisión. ¿Se perdieron? Bien, porque creo que en parte también se perdió Masters of Sex, no dentro de este episodio, sino en general, por esta puesta en abismo.
Ejemplo de puesta en abismo
La pregunta del fondo del episodio es que es real, que es representación, y cuantas veces, especialmente cuando se trata de buena televisión o de buen sexo, la representación puede ser mejor que la realidad… o el artificio mostrar mejor la realidad que el ojo desnudo. Hay algo en esa imagen en blanco y negro de Bill y Ginny  tras una mesa que, cambio de peinados o corbatas al margen, y capas y capas de maquillaje no pueden tapar: hay una química única entre ellos, que hizo funcionar el estudio, los va a transformar en estrellas, y los hace tan compatibles en su vida privada (sexual). El que no ve eso, es ciego. O está cegado por el cinema verité, como Lester, una vez más el centro moral del programa, o Bill insistiendo que él no es un vendedor. No hace falta un mercenario como Shep para hacer notar que todos estamos vendiendo algo, y lo mejor que lo hagamos, los mejores resultados que vamos a obtener.
Claro que inteligente como es la idea, la ejecución no llega hasta donde están las intenciones (abismo nuevamente con los actores contratados para hacer de pacientes que aun no existen pero que traerán nuevos pacientes): sí hay un momento único, tan bien reflejado en la foto que ilustra este artículo cuando la que finalmente VE es Libby. Su marido y su amiga tienen algo que ella nunca va a tener, y EE.UU a pleno está a punto de descubrirlo en la pantalla chica. Hubiese preferido que la liberación de Libby luego de este momento de insight llegara de un modo más sutil que la concreción del la tensión con Robert, que la analogía de la liberación que trajo el Black Power fuera suficiente para despertarla de su estupor (porque además, aquí nos vamos un poco del infinito y me pregunto que pensarán los herederos Masters de ver a su madre en esta situación, difícilmente documentada al grado que la de papá Masters lo está).
Como en un mal episodio de Mad Men, todos tienen en este juego de espejos un momento de auto revelación, desde Flo y Austin hasta Ginny misma con respecto a la relación con sus hijos, pero lo importante es lo que finalmente pasa en el triángulo principal de protagonistas, cuyas relaciones espero completamente reformuladas para el final del episodio que viene de final de temporada.

Algunos comentarios al paso:
  • Claro que si esas definiciones vienen de la mano del abogado deus ex machina que instaló convenientemente sus oficinas (junto con CORE, y supongo que una fábrica de martillos para darnos por la cabeza) en el complejo de M&J, prefiero que no.
  • MoS no tiene las pretensiones históricas de Mad Men, por lo que las menciones a Clark Gable, Kennedy vs. Nixon y MLK quedaron completamente forzadas.
  • Buenas observaciones todas sobre la censura televisiva de la época, y que ponen aun más en evidencia el carácter revolucionario del trabajo de Masters y Johnson.
  • Si pasaron 3 años… ¿por qué los hijos de Ginny tienen la misma edad? Bad, bad Masters of Sex.
  • Hay una pregunta subyacente más en el episodio que me resultó interesante, sobre qué es atractivo y quién encuentra atractivo a qué. En eso banco fuerte a la (de otro modo) innecesaria historia de Austin y Flo.
  • Interesante los juegos con el tema de las apariencias y el maquillaje, y otra muestra más de que adelantado como  está a la época, Bill sigue siendo un neardenthal cuando se trata de cosas como “usar maquillaje no es de hombres” (aunque si de hombres golpeados y humillados, parece)

2 comentarios:

  1. Cuando termine de ver este episodio me senti sumamente irritado y me pregunte por que. Entonces recorde esta cita de Marie-Louise Von Franz:

    "Any lack of balance in respect of a person's self-estimation, either too far below or too far above the mark, has an irritating effect upon the surroundings. To know if one has an inflation, a person has only to see if they get on other people’s nerves for having feelings of superiority or inferiority.Inferiority is just veiled inflation because that’s really ambition: a person wants to be more than one is."
    En otras palabras, la inflacion de Bill (tanto positiva pero sobre todo en este episodio la negativa) me irrito sobremanera.
    El episodio se me hizo de nuevo largo, estuvo pesimamente estructurado y con un ritmo deficiente, tipo una larga escena que comienza temprano a la maniana y termina tarde a la noche, y que cansa tanto a los protagonistas como a los televidentes. La historia descolgada de Austin y Flo no tiene ningun sentido en mi opinion.
    Lo que rescato del episodio fue el momento "me cayo la ficha de Libby" y la cita del copete, que es excelente.
    Coincido con las observaciones al paso 1 a 4, especialmente la 4. Podrian haberlos vestidos distinto para hacerlos parecer mas grandes al menos.
    Espero que repunte en el final de temporada, la que en general fue muy despareja.

    ResponderEliminar
  2. Si.....raro el episodio. tuvo cosas que me gustaron pero en gral se sintió berreta... Se le ven los hilos y bastante. Lo de los hijos de Ginny es directamente burdo. Y la referencia "explicativa" de Clark Gable me dio verguencita ajena. Siguiendo con la puesta en abismo, siento que los guionistas de MoS se pusieron educativos "de divulgación" casi tanto como el documental de la CBS.

    ResponderEliminar