martes, 16 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x10 - Below the Belt

Everyone has their own version of everything that’s ever happened

Supongo que esta temporada de Masters of Sex va a requerir un análisis in toto al final dentro de un par de semanas, para ver cual es el veredicto final. Porque realmente, hasta ahora, es todo un cruce de sensaciones encontradas: como ya hemos visto, ha sido una temporada de episodios descollantes, mientras que por otro lado, también decepcionó en conjunto hasta el brillante Asterion. El problema es, la segunda parte de la temporada está teniendo sus propios problemas, y excelente como fue el episodiode la semana pasada, el conjunto está haciendo agua. Como en los primeros 5 episodios, el sentimiento es que el ritmo (no se me ocurre mejor correlato para el ingles “pacing”, corríjanme en los comentarios) no termina de estar logrado, que la historia se está demorando demasiado (¿exactamente hace cuanto tiempo que Frank y Pauline están de visita?), y que varias cosas que están a punto de suceder, no terminan de suceder y rápidamente otra las reemplaza: cuando todo parecía que el tema de encontrar soluciones a las disfunciones, que es central como pocos a la trama, era la próxima gran cosa, aparece el agente de relaciones públicas para explorar la veta “televisiva” de M&J. No me malentiendan, la carrera de M&J se sostuvo en tres patas (el estudio, que salvo por la indignación de Bill, parece, como dice la infame cita al pié, abandonado), la cura de las disfunciones, y Bill y Virginia como los sexólogos pop. Pero pareciera que todo se va presentando, y no se termina de resolver.
Y ojo, este episodio me pareció excelente, pero en el conjunto, me parece que es donde aparecen las fallas. Hagamos un poco de análisis en el vacío para ver por donde se encaminan las cosas que funcionan: Virginia “blanqueando” la situación con el analista, y el modo de éste de encausarla a hablar de sus propios temas, está tocado con maestría, y las dos historias paralelas que lo tienen a Bill como centro, tanto la de su impotencia como la del conflicto con su hermano, siguen avanzando (con un trabajo brillante de Michael Sheen, sin ningún miedo de resultar terriblemente antipático). Hasta las super discutibles historias de Langham y Libby, que realmente me parecen innecesarias, siguen un curso coherente (en el caso de Flo y Austin, ofreciendo un poco de muy necesario alivio por el lado de la comedia). Y el acercamiento de Barbara y Lester es de una increíble ternura. Pero lo cierto es que varios de estos temas parecen tocados casi en tiempo real, y nos hace preguntarnos como es que en 5 episodios pasaron 3 meses, luego en uno varios años, y ahora hace semanas que estamos desarrollando, ¿cuanto? ¿un mes en total?.
No me malentiendan: me encanta el programa, me parece una excelente temporada, y este episodio tiene mucho a su favor, pero el resultado total es más flojo que la suma de sus partes. Quedan dos semanas, veamos hacia dónde nos llevan.

Algunas observaciones al paso:
  • Mucho juego con el “Below the belt” del título: por supuesto refiere a lo que pasa “debajo de la cintura” de Bill, Lester, Barbara y hasta Austin, pero también es el término boxístico para el golpe bajo, y el enfrentamiento de los hermanos Masters remite justamente a eso.
  • Como mencionaba la semana pasada, me parece muy interesante el modo en que se están encarando los temas psi, pero dicho esto, me sorprende como el mismo programa puede mostrar tan bien lo que sucede en la terapia de Virginia y caer en el reduccionismo de “los padres Masters eran/son alcohólicos, entonces sus hijos lo son”
  • Dicho esto, también es bastante común que un AA le diagnostique adicciones a todos los que lo rodean…
  • Apruebo completamente del acercamiento de Lester y Barbara, y espero que esto termine en romance, disfuncional como es.
  • Nuevamente la criminalmente sub utilizada Betty es la Most Valuable Player del programa.
  • Adam Arkin, que hace del agente de relaciones públicas Shep Talley es además un brillante director de TV, y quien dirigió este episodio. Es de esa gente que hace mejor todo en lo que aparece (desde Chicago Hope a The West Wing).



3 comentarios:

  1. Espero que el año que viene Betty reciba un más que merecido Emmy.

    ResponderEliminar
  2. Me parece que el saber que van a ser varias temporadas (y contar una historia real que duro cierto tiempo) hace que la serie no avance, algo asi como que esta es "la temporada en la que abren la clinica". Estoy de acuerdo con lo que decis sobre padre alcoholico/hijo alcoholico, hasta Bill creo que cuestiona esto (al menos en un principio).
    Ah espero que Libby se coja al "hombre de color" sino no le veo mucho sentido a todo eso.

    ResponderEliminar
  3. No me gusto para nada este episodio. Como decis vos, tuvo un problema de 'pacing' enorme. Me parecio innecesariamente largo, redundante y circular, y me encontre varias veces queriendo avanzar. Ademas su tono fue demasiado "gloomy" y ni el "comic relief" de Flo y Austin lo pudo compensar. El peor episodio de lo que va de la temporada para mi.

    ResponderEliminar