martes, 30 de septiembre de 2014

Comentario: Masters of Sex 2x12 - The revolution will not be televised

“Intercourse is off the table.”

Basta de defender lo indefendible” dice la dulce, inteligente Libby Masters en un momento de auto-percepción en el episodio (uno de los varios que tiene, en realidad), y creo que llegó la hora que hagamos lo mismo como televidentes y a veces críticos del programa. Si, es cierto, Masters of Sex es televisión de calidad, y también es cierto que tuvo una brillante temporada 1. También es innegable que ha tenido momentos de brillantez absoluta esta temporada (miren nada más los comentarios a lo largo de estas 12 semanas), pero en total, al final, nos quedamos con gusto a poco, con una notoria falta de dirección. ¿Cuál fue el objetivo de esta temporada? ¿Mostrar qué? ¿Llegar a dónde? Avanzamos varios años, tenemos la clínica Masters & Johnson, pero ni atisbos de llegar al famoso método (sólo en el minuto final, con Virginia, finalmente, en el guardapolvo que siempre se mereció), ni de su ingreso a la pop culture (por una artimaña de Bill, a quien se insiste en transformar en uno de esos “hombre difíciles” sin pensar si este es ese tipo de programa, o no) y claro, la historia nos indica que aun estamos a CINCO AÑOS de la publicación de Human Sexual Response. Eso es pobre, paupérrima narración, poblada de clichés e historias innecesarias o incompletas como las de Betty, Austin, Flo y claro, la de Libby, que parece diseñada nada más para darle algo que hacer a la pobre Caitlin Fitzgerald. Lo peor es que, Libby demuestra, en una línea de diálogo, ser mucho más inteligente y perceptiva que lo que los guionistas le permitieron en 12 horas de televisión. Y también, las apariciones, casi cameos de Ethan y Barton Scully nos muestran lo que podría haber sido un programa mejor.
Y para peor, en este final de temporada, torpemente narrado alrededor de la asunción de Kennedy a la presidencia (y de nuevo, si no quieren las comparaciones con Mad Men ¡dejen de usar los mismos recursos!), introduce de la nada el conflicto por la tenencia de los hijos de Virginia, lo resuelve demasiado rápido y desinfla cualquier tipo de impacto real que la sucia maniobra de Bill fuera de cámara podría haber tenido.
Y esta decepción acumulada también hace que no apreciemos todo lo que el episodio hace más que bien: toda la secuencia inicial de Bill y Virginia en el hotel a través de las semanas, haciendo un call back, pero no evidente, a uno de los mejores momentos de la serie, Fight; las observaciones sobre la censura y los tabúes sobre el sexo en general; la ilustración de estos mismos en la tierna y real historia de Lester y Bárbara (aunque, con un subtexto casi peligroso: piénsenlo, la única pareja más o menos feliz y equilibrada es la que tiene una relación prácticamente platónica); la charla de amigas de Libby y Ginny y su posterior resignificación cuando nos enteramos que sí, efectivamente, hace años que sabe que pasa a sus espaldas.
Concluyendo, no fue un mal episodio (más sobre lo que me gustó en las observaciones), pero fue un mal final de temporada, a una temporada que en el mejor de los casos, fue altamente despareja. Esperamos más de Masters of Sex, mucho más.

Algunos comentarios al paso:
  • Como el resto de los mejores episodios de la temporada, este está dirigido por Michael Apted, que muestra maestría en la secuencia del hotel mencionada más arriba, y especialmente en el encuadre de Virginia teniendo su quiebre vista a través de la ventana de la sala de examinación.
  • Dicho esto, la secuencia onírica fue HORRIBLE e innecesaria, salvo por verla a Lizzy Caplan en drag de Jackie.
  • Nunca habíamos visto a Libby desnuda, y aplaudo ese momento de honestidad, que no resulta "fan service" sino que demuestra como claramente Libby está EN OTRO LUGAR de su evolución
  • No suelo hablar en general de la maravillosa música original de Michael Penn, utilizada mejor que nunca en la escena del hotel y en el momento de Barbara y Lester.
  • Así como las referencias político-temporales (JFK, MLK) son innecesarias, las cinematográficas funcionan de maravilla, tanto para ilustrar la relación como para caracterizar a Lester. Son el clásico de Doris Day y Rock Hudson Pillow Talk y L'Avventura de Antonioni.



2 comentarios:

  1. This season finale was unsatisfactory to me, both in narrative and emotional terms. There was a lot I didn't like about it. The first part where they explore Bill's "cure" was good but in the context of the episode as a whole felt rushed and disconnected. The dream sequence was HORRIBLE, so obvious (Libby "blocking the way", seriously?) and poorly executed. Lester and Barbara's romance, albeit cute, also felt rushed, as did the whole custody battle issue. But most disappointing was Libby's articulation of Bill's longstanding infidelity: it was anticlimactic and fell absolutely flat. And as you pointed out, the historical framing feels totally forced and they should get rid of it altogether.
    The second season was indeed a true narrative MESS. Although there were a number of standalone episodes which were excellent (more importantly "Fight" and "Asterion"), the season as a whole lacked cohesion, suffered from serious pacing issues, had a good number of sub-plots that led to nowhere or lacked satisfactory resolution, and was VERY redundant in terms of dialogue (if I hear the words "the Work" again I'll destroy the screen).
    The character of Austin in particular was totally pointless. Betty's character had prominence in the first half and became practically a prop as she developed into a glorified secretary in the second part.
    Finally, there were at least three plot devices that too conveniently came out of nowhere and really bugged me: (1) Helen's husband witnessing her and Betty kiss (out of camera); (2) The family lawyer moving into a shop in the same building and immediately becoming involved in Virginia's marital dispute; and (3) Flo's family having an established political background (and why the hell is she selling dieting pills if that's the case?!?).
    I liked the fact that we saw Burton and Ethan in the finale, that was a nice touch.
    I'll probably return to watch the season 3 premiere, but it has to do an excellent job at moving the story forward in the premiere to keep me coming back.

    ResponderEliminar
  2. One extra thought: I had a really hard time empathising with Virginia about losing her kids. Of course, it is an awful thing to happen to a mother. But Virginia has been, throughout the years, far from a role model of parenting. Yes, in the early years she had to juggle two jobs to make ends meet. But more recently, because she has been placing "the Work" (and by "Work" I mean "sleeping with Bill") as practically the only thing where her libido (and I mean, literally) is directed to, her children have been neglected, definitely emotionally and probably even physically. So much so that the children's neglect has been mirrored by their treatment by the show producers, who apparently forgot to make them age in the 3-year fast-forward period. I think the kids are better off with their father, and this frees Virginia to pursue her professional career without limitations and, more importantly, without (so much) guilt.

    ResponderEliminar