martes, 20 de enero de 2015

Comentario: Looking 2x02 - Looking for results

"What the fuck is this?"

Más allá de que entre temporadas tuve una “reconciliación” con Looking, me sorprende cuantas cosas la serie está haciendo bien, independientemente de mis (muy subjetivas) percepciones. Hay toques en este episodio que hablan de una serie madura, una que ya conoce a sus personajes, y aunque aun estamos en la etapa de presentación (tenemos un personaje nuevo, la primera aparición de uno de los protagonistas, la reaparición de un personaje de tercer nivel), que se anima a explorar que pasa con nuestros conocidos más allá de la superficialidad. Si señores, Looking se anima a meterse con la verdadera psicología de los personajes.
Patrick y Kevin se siguen moviendo rápido: la semana pasada todavía no habían compartido una cama, y esta semana ya están en un hotel a “la hora del almuerzo” (es bueno ver que los patrones de trampa son los mismos en todo el mundo). Pero claro, ese momento de intimidad que comparte tan a la manera Andrew Haigh y que remite directamente al episodio del año pasado Looking for the future (salvo que ahí los enamorados eran Patrick y Richie) da muestras de que el “affair”, como todos menos Patrick lo están llamando, ya pasó de ser sexo nada más a ser… algo más.
Lo que no significa que todo sea color de rosa: Kevin tiene el famoso culo sucio y no quiere que nadie se entere de nada (su teoría es que San Francisco es un pueblito, lo que no es del todo descabellado, como lo puedo atestiguar por haberme cruzado a Kevin/Russel Tovey en un bar tomando una cerveza, o dentro de la serie, por el encuentro fortuito entre Agustín y Richie de que me ocupo un poco más abajo), y Patrick, pobre, inocente, culpable, neurótico Patrick funciona bajo la impresión que el HIV no es una enfermedad de transmisión sexual sino un castigo divino a los pecadores infieles.  Todo este no hablar lleva también a peligrosos juegos pasivo/agresivos, como la conversación sobre un potencial juego, el secreto que se debería guardar sobre el mismo y hasta los potenciales personajes lo demuestran. Me hubiese alcanzado con esto sin el innecesario momento de “entonces, ¿qué somos?” de final, pero bueno, esto recién empieza.
Y el “de eso no se habla” es un tema recurrente, aunque esta gente sea la peor del mundo para guardar secretos: parece que el arreglo de “pareja abierta” de Dom y Lynn no es solo para cada uno hacer la suya, sino también para “condimentar” la relación. O por lo menos para condimentar el plato de Lynn…
Y finalmente, Agustín, que intenta enderezarse buscando al intrigante Eddie (que no aparece este episodio, buh), pero un encuentro fortuito con el pibe con el que se encamó junto con Frank en el piloto (y que según parece ha seguido viendo a Frank) más un exceso de alcohol y unas gotas de GBH lo dejan tirado en la calle, donde serendipitosamente es rescatado por Richie, lo que lleva a un reencuentro de Richie con su “Pato”, aunque claramente vemos quien de los dos es el que no quiere ver al otro.
Esto parece un montón de plot para avanzar la historia, pero en todo momento mezclado con los toques de caracterización necesarios como para que no nos olvidemos que detrás de la telenovela hay algo de más carne y hueso.

Gay pedigree:
  • Esta semana tenemos los ya mencionados regresos de Richie y Lynn, y la presentación de un nuevo interés amoroso para Doris, Malik. Ningún problema con Malik, pero me caia bien Hugo.
  • El diálogo de Kevin y Patrick sobre despertar sexual no tiene desperdicio. Toque interesante también la diversidad transatlántica del las experiencias de cada uno, ventaja de que no solo los actores sean bi nacionales, sino también el equipo creativo.
  • Para Patrick eran la coreos de Solid Gold, pero para Kevin fue el video de Take That para Do what U want, que Robbie haciéndose el rockero años despues o los ahora respetables LuisMigueles de Take That no nos tiene que hacer olvidar que era LA COSA MAS GAY DEL UNIVERSO (me da un poco de vergüenza compartir el video, búsquenlo en alguna red social).
  • Y hablando de referencias gay, la de Patrick sobre Angela Landsbury y Murder she wrote probablemente se lleva todos los premios.
  • Sex watch: hay más romance que sexo en el episodio, pero tenemos nalgas desnudas y rítmicas de Kevin (muy Take That, debe decirse) y vestidas de Patrick cuando llega Richie.
  • Music Watch: Varios temas genéricos de música dance medio que decepcionan, hasta el momento Do what U want de Kevin y de cierre el increíble Thursday de los Pet Shop Boys con Example, editado para que parezca Example solo (que rapea algo que bien se podría aplicar a el affair de nuestros protagonistas), hasta que Mr Tennant hace su aparición casi sobre la placa final de HBO.


3 comentarios:

  1. ¡Volvió Looking y volví al blog! El cual nunca debí abandonar, todo sea dicho. El capítulo 2 todavía no lo vì, pero el primero me encantó y no quería dejar pasar la oportunidad de reportarme. Lo del gay pedigree es lo mejor de tus posts, cuánto mal le hace al mundo la ignorancia sobre el pasado (lo digo por lo de Take That y los que creen que One Direction es la primer boy band gayer).


    Un placer como siempre leerte, Gus. Prometo acompañarte al menos por lo que dure esta temporada de Looking.


    Saludos desde Jujuy, Argentina


    PD: Estuve intentando escuchar los podcasts, pero el audio es muy bajito, sin auriculares no escucho nada.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario! Los gay pedigree son mi parte favorita de escribir también, me alegro que sean apreciados.


    Que raro los de los podcast... si bien el audio no es 100%, no solemos tener problema de volumen. Espero que consigas unos auriculares y nos escuches ;)

    ResponderEliminar
  3. Elizabeth Resendiz6 de marzo de 2015, 15:56

    Concuerdo con su opinión, es una serie que siempre motiva a más. A diferencia de otras series, http://www.hbomax.tv/looking-2 promueve el lado humanista de experimentar las relaciones de amistad y amorosas, desde un ángulo distinto al nuestro.

    ResponderEliminar