miércoles, 22 de agosto de 2012

El Imperio contraataca: Definiendo la Etapa Imperial


El otro día, comentando Results de Liza, hice una referencia al pasar a la “Etapa Imperial” de los Pet Shop Boys. Verán, ser fan de los PSB es una experiencia enriquecedora no solo en lo musical y lo visual, sino también en lo intelectual. Neil Tennant, más allá de cantante y letrista, es un intelectual. Alguien interesado en la historia mundial, la política y la música popular como forma de arte en general. Es también un astuto observador y tiene años como periodista de música en su haber.
Suele ser muy interesante leer o escuchar las observaciones que hace sobre su propia obra y carrera así como la de los demás, ya sean amigos, colaboradores, contemporáneos o fenómenos pasajeros. No puedo más que recomendarles los dos libros que escribieron junto a Chris Heath (Pet Shop Boys, Literally y Pet Shop Boys versus America) como referencia para encontrar muchas de estas observaciones. Allí encontraran agudas definiciones tales como la diferencia entre los artistas aspiracionales en oposición  a lo inspiracionales (use esto como referencia bibliográfica en una monografía para la facultad. Me saque un 10),  o como explica a lo que hacen los PSB, así como lo que en su momento hicieron los Beatles como “canciones de formato clásico con el ritmo del momento”. Y también el concepto de la Etapa Imperial.
¿De qué se trata esto? Bueno, la Etapa Imperial de un artista es ese momento, difícil de definir mientras sucede, en que se juntan el gusto del público,  el apoyo de la crítica,  y principalmente la autoconfianza del artista para que haya un consenso de que “no puede fallar”. Es ese momento de pico creativo, éxito de venta, apoyo de la prensa que hace que el artista sea un indiscutido. Estos fugaces momentos no siempre se dan, y cuando lo hacen es cuando se construyen reputaciones que luego solo muy fallidos intentos posteriores pueden derrocar el buen karma que generan.
Si bien Tennant utilizó la expresión por primera vez para referir a su propia carrera, y sus usos posteriores como ya veremos también se aplican a otros exponentes de la música popular, se podría utilizar para hablar de un actor o director de cine, de un escritor, un pintor o cualquier otro tipo de artista que tiene “ese” momento.
Según esta primera definición, la Etapa Imperial de los Pet Shop Boys se extendería desde la salida del single It’s a sin hasta la caída de  los charts del single It’s allright, incluyendo en el medio los álbumes Actually e Instrospective, todos sus cortes y videos, el pináculo de éxito que significó Always on my mind y las producciones para otros artistas (I’m not scared con Eight Wonder; Results, como ya mencionamos; y fue el momento en que comenzaron a colaborar con Dusty). El motivo de la primera “decadencia” seria la fallida primera gira que realizaron para esa misma época (fallidamente documentada en el fallido video Highlights).
La referencia se ha usado varias veces para hablar de la banda, y la usaron ellos para hablar de sí mismos y de otros artistas, pero le debemos a Peter Robinson, el curador del sitio de “Recuperacion del pop” Popjustice (además, admirador y amigote de Tennant y Lowe) su uso extendido. Robinson lo utilizó para definir al momento de mayor impacto de Lady GaGa. Según su punto de vista es el momento que va desde la salida de Poker Face hasta el final de la perfomance comercial del single Born this way, habiendo llegado a su momento más alto con Bad Romance (son famosos los twits diarios de Robinson diciendo “estoy escuchando Bad Romance”).
Noten en ambos casos cómo es el patrón: primero, es muy raro que la Etapa Imperial comience con la carrera del artista; luego hay un momento que es identificado, retroactivamente, como el súmmum (Always on my mind y Bad Romance, respectivamente); a partir de ese momento, se puede identificar cual fue la rampa de lanzamiento (con los PSB no su primer disco, sino la extrema popularidad de It’s a Sin, con GaGa el momento, a través del video, en el cual se despegó del pelotón de “las del montón” para ser GaGa propiamente dicha, Poker Face); finalmente, se identifica el momento en que la magia se acaba (la gira fallida, la pobre elección de los cortes de Born this way). Y ojo, porque no significa que se acabe la popularidad o la carrera del artista, o que luego tengan otros picos (en caso PSB, está el pico creativo y de crítica de Behaviour, que el público no acompañó con el mismo ímpetu, además de haberse cortado su carrera americana; o el éxito comercial de Very, que no fue unánimente apoyado por la crítica). Pero ESE momento, rara vez se vuelva a dar.
Los PSB + GaGa + Brandon Flowers que carece de Etapa Imperial
Una de las excepciones probablemente sea gente como Madonna, con carreras que se desarrollan en décadas (podemos hablar de hipotéticos momentos imperiales en la etapa de Desperately Seeking Susan/Like a Virgin/Virgin Tour, el arco que va de Express Yourself a Justify my Love, o hasta el múltiple impacto Evita/Ray of Light/MusicMusic el single, no Music el álbum), o los multiples momentos de esplendor de las carreras de los Rolling Stones, David Bowie, Bruce Springsteen y otros.
En el cine se me ocurren cosas como el momento Jurassic Park/Schindler’s list de Spielberg (cómodamente sanguicheado entre Hook y Amistad, principio/fin) o los medios ’00 de Will Smith. En TV, piensen el el momento “Must see TV” de la NBC (ese momento de Seinfeld/ER/Friends, que empezó y terminó con Kelsey Grammer, desde su primera aparición en Cheers hasta su última aparición en Frasier. Una Etapa Imperial de casi 20 años, solo sostenible desde lo colectivo)
¿Qué otros ejemplos de Etapas Imperiales se les ocurren? Acuérdense, no es solo éxito: es éxito comercial, respaldo de crítica, alta creatividad. Y hay un principio y un final claramente identificables. Los dejo con el ejercicio, me gustaría escuchar sus hallazgos. 

8 comentarios:

  1. Tim Burton, me cuesta ponerle tiempo, obvio que batman esta ahí. No sabría si circunscribir entre Bettlejuice y Ed Wood o arrancar en Batman.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta, me gusta. Empieza en Beetlejuice, culmina en Ed Wood, la decadencia (que marca el verdadero final) es Mars Attacks! Muy bien identificado (además, notable permanencia, son un montón de años y películas )

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Muy oportuna esta nota, sincronicamente emitida unos dias despues de mi visita a la exposicion en la National Gallery of Victoria de la exhibicion "Napoleon: De la Revolucion al Imperio', una muestra absolutamente fascinante.

    Depeche Mode, comenzando con People Are People y terminando con el Enjoy The Silence.

    Duran Duran, comenzando con Rio y terminando con Notorious.

    Kylie Monogue, comenzando con Better The Devil y terminando con Shock (la primera vuelta), luego comenzando con Spinning Around y culminando con Slow (al menos aqui en Australia).

    Siguen las firmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh, que buenos ejemplos todos!
      Depeche, yo hasta lo estiraría hasta Walking in my Shoes, la decadencia empieza en Comdenation. Kylie, claro, y el porrazo de Word is out lo explica todo. Pero su verdadera etapa imperial es desde Spinning hasta Slow, y su propio Always on my mind/Bad Romance es Can´t get you.
      La de Duran tendria que microanalizarla un poco más, pero también.

      Eliminar
  4. Si, coincido con que la de Depeche se podria estirar un poco.

    Es gracioso porque yo hago este ejercicio todo el tiempo a traves de mi carpeta de "Greatest Hits". En mi laptop tengo una carpeta dedicada a tales efectos.

    Otros ejemplos:

    Bangles, desde el Maniac Monday hasta el Eternal Flame.

    INXS, desde el Need You Tonight hasta el Suicide Blonde.

    Y Britney, por supuesto, desde el Baby One More Time hasta el Toxic, con su pico en el Oops I Did It Again.

    ResponderEliminar
  5. Yo pondria la Golden Age de Madonna desde el Virgin hasta el Justify ininterrupidamente, con su pico en el Vogue. El True Blue fue sumamente exitoso, con 3 numeros 1 (Live To Tell, el Papa y el Open), un cuarto si incluimos Who's That Girl en la racha, y otros dos Top 5, True Blue y La Isla.

    ResponderEliminar